Lo más visto

Más de Opinión

Crucial superar los grandes prejuicios

Como parte de mi hacer cultivo mi relación con grupos diversos de jóvenes, amigos de mis hijos, periodistas, gente inquieta intelectualmente, preocupados por el país.
Enlace copiado
Enlace copiado
Comparto un episodio preocupante, una conversación cibernética con una joven que llamaremos Leda, alrededor de 30, clase media alta, graduada en Estados Unidos, haciendo una maestría en Europa. Reaccionando a una columna mía cuya conclusión era “ARENA conviene más al país que el Frente”, me escribió algo como: “Don Rafa, no estoy dispuesta a votar por ARENA para que hagan lo mismo, se robaron el país y lo vendieron a multinacionales, por el Frente tampoco, así que no votaré. Si quiere, lo platicamos despacio”. Leda es inteligente, inquieta, de buenos principios, ella y su familia disfrutan del bienestar que trabajando permite una economía abierta y libertad, es privilegiada con una educación y un nivel de vida que menos del 0.01 % de los salvadoreños viven y me disparó ese discurso que parecería salir de un vocero del Frente. El síntoma puede ser algo más generalizado, merece mucha atención. Ignoro si resiente algo personal o de familia con la vida o con ARENA, o su pensamiento es producto principalmente del discurso permanente de descrédito contra ARENA absorbido plenamente. ARENA especialmente al principio hizo muchísimas cosas buenas para el país, pero no supo comunicar, nunca hubo organización permanente de propaganda, el partido era más una maquinaria electoral. Ciertamente hubo cosas malas, casos de corrupción, manejo abusivo del poder en algunos casos, pero el balance es positivo con creces, afirmación basada en datos duros internacionales, reducción de la pobreza, competitividad, macroeconomía sólida, libertad económica, educación, salud, democracia, calificaciones internacionales de riesgo muy altas, casi cualquier índice de bienestar medido internacionalmente lo demuestra. Del segundo año de Saca a la actualidad, el retroceso en casi todas las áreas es acelerado y dramático. Pero con prejuicios tan fuertes, pocos se toman la molestia o quieren comparar cifras y ver si lo que afirmo es cierto. El descrédito permanente a ARENA no comienza con el “Culpa de los 20 años de ARENA” de este período, el FMLN y asiduos han trabajado permanentemente como lo hace la izquierda, en desacreditar al oponente principalmente con falacias, medias verdades mezcladas con mentiras, que repetidas mil veces se vuelven verdades, es una forma de desgaste a veces eficiente para debilitar al rival y llegar al poder. ARENA, como todo partido en el poder, cosechó desaprobaciones, algunas merecidas, otras no. Algunos exareneros se manifiestan públicamente en los medios por resentimientos de poder que no alcanzaron, fracasos económicos o no haber recibido los favores del Estado que solicitaron en alguno de sus gobiernos y creían tener derecho, porque se los dieron a otros o así creyeron y se convirtieron en feroces críticos. ARENA no hizo mucho o casi nada en forma permanente para combatir la percepción o remediar lo malo, darle vuelta en pocos días antes de la elección es casi imposible, es tarea larga que deben iniciar permanentemente. De aquí a la elección, la forma de contrarrestar esa mala percepción eficientemente es renovarse, evolucionar realmente y comunicarlo con mucho énfasis y eficientemente. Más gente nueva, no depender de la campaña del miedo, proyectar apertura, evolución al centro claramente, predicar sus principios y las acciones inmediatas si gobiernan, romper con la percepción de ser el partido de los ricos, para favorecer a los ricos. Renovar más la alta dirigencia del partido, con gente que despierte ilusión, comprometerse a cambiar lo malo de su pasado político. Ofrecer claro y fuerte luchas por la decencia y la institucionalidad, ofrecer y cumplir, decirle adiós a quienes ya sirvieron en sus puestos y corresponde retirarse de acuerdo con la realidad de lo que el país desea. Eso es más efectivo que mil discursos de defensa. Obras, no palabras.

Tags:

  • rafael castellanos
  • palestra

Lee también

Comentarios