Lo más visto

¿Cuál es la diferencia?

Esta pregunta deben responderla los candidatos de los diferentes partidos políticos que quieren asumir la responsabilidad de representar al pueblo dentro del gobierno. El gran dilema es que nunca responden con claridad.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esta mos atrapados entre dos partidos políticos. Uno dice ser de derecha. El otro de izquierda. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? Esta es pregunta obligada de PAES. La respuesta no es sencilla, pero es necesaria para que la ciudadanía que debe ejercer periódicamente su derecho al sufragio tome decisiones fundamentadas.

Cualquiera que observa el desempeño público de los que representan los principios ideológicos de los partidos políticos queda confundido. Cambian de opinión y de postura sin importar la ideología. Su opinión depende del rol que asumen, y caen en enormes contradicciones. Con estos mensajes públicos, cualquiera se confunde y tiene que preguntar: ¿Y en qué creen?

Esto es lo que puede explicar la tendencia en la intención de voto legislativo que registró LPG Datos en su última encuesta. En el mes de febrero de 2017, ARENA punteó 30.1 y el FMLN 18.3. La diferencia fue de 11.8 puntos. En agosto del mismo año, a 7 meses de las elecciones, ARENA puntea 17.7 y el FMLN 12.4. La diferencia en la intención de voto se acorta a 5.3 y esto ha sucedido en 6 meses. ARENA ha perdido 12.4 puntos mientras que el FMLN tiene 5.9 puntos menos.

¿Puede ARENA estar confiada? Para nada. Especialmente si toma en serio la Encuesta de Opinión de la UCA que puso en evidencia que la gente no quiere que siga gobernando el FMLN, pero tampoco quiere que regrese ARENA. La ciudadanía la tiene difícil porque no tienen opción. Ni uno ni otro. Y con esto, puede el FMLN estar confiado. Para nada. Especialmente cuando la misma encuesta de LPG Datos registra que la gente cree que el rumbo de país es el equivocado.

¿Estamos en rumbo equivocado? ¿Es la gente la equivocada con esta opinión que se repite una y otra vez? O ¿es el gobierno el equivocado que insiste en el buen vivir de todos? La gente no creo que esté equivocada. Son las madres, padres, tías, abuelas, hermanas o hermanos y parientes políticos en el país y fuera del país los que están sufriendo las consecuencias de la inseguridad. Otra vez. No se necesita ser especialista para reconocerlo.

La gente también se queja de la situación económica. Con lo que se tiene, ya no alcanza para cubrir las necesidades. El costo de los servicios, el costo de la canasta alimentaria, el costo del transporte, el costo de las telecomunicaciones, los impuestos a pagar, tienen a los asalariados haciendo acrobacias. Y los que buscan trabajo, no encuentran. Y la alternativa es irse con todo lo que esto significa.

Es importante destacar el registro de información sobre “identidad ideológica”. ¿Con quién se identifica el ciudadano? El 43 % de los encuestados se autocalifican como neutrales y estos son los que hacen la diferencia en las urnas. Los neutrales son los que deciden y buscan información para justificarla. El 21.7 % de autodefinen de derecha. El 17 % son de centro. Y el 11.2 % son de izquierda. Los extremos tienen tarea para enamorar a los del centro y para atraer a los neutrales. Pero, no importa si la gente se siente identificada con la derecha, con el centro, con la izquierda o es neutral; la valoración sobre el desempeño del gobierno no es positiva. Esto es lo que se interpreta de la información difundida por LPG Datos.

Importa que los ciudadanos tengan y fortalezcan su cultura política. Importa que los ciudadanos se informen, valoren y evalúen la política, importa que los ciudadanos no sean indiferentes con la administración del poder; importa que los ciudadanos evalúen el sistema político que tiene que ver con partidos, con ideología, con planes y ofertas electorales.

Pero ¿cuál es la diferencia entre uno y otro partido político? Esta pregunta deben responderla los candidatos de los diferentes partidos políticos que quieren asumir la responsabilidad de representar al pueblo dentro del gobierno. El gran dilema es que nunca responden con claridad. Y ahora con tantos problemas se espera tener claro en qué se diferencian.

Hay que dejarlo claro porque los partidos políticos están obligados a formular su ideario, sus programas y planes que reflejen su ideología, su visión de país y sus propuestas para el desarrollo nacional. Y los ciudadanos, especialmente el 60 % que se define como neutral y de centro, tienen la obligación de evaluar su viabilidad para decidir.

Lee también

Comentarios