¿Cuál es la excusa para no elegir al CNJ?

El Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) es una institución independiente, encargada de proponer candidatos para los cargos de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, magistrados de las Cámaras de Segunda Instancia, jueces de Primera Instancia y jueces de Paz.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esta institución está llamada a contribuir con la búsqueda de eficiencia, modernización y moralización de la estructura judicial, a fin de garantizar la idoneidad, capacidad, eficiencia y honestidad del personal judicial. Entre otras atribuciones, debe organizar y administrar la Escuela de Capacitación Judicial, para asegurar el mejoramiento en la formación profesional de los magistrados y jueces y demás funcionarios de ese Órgano.

La autoridad máxima del CNJ es el Pleno compuesto por siete miembros así: 3 abogados de la República propuestos por el gremio de abogados, un abogado propuesto por el Ministerio Público, un miembro propuesto por los jueces y magistrados, un abogado docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de El Salvador y un abogado docente universitario de las otras Facultades de Derecho de las universidades privadas del país.

Desde septiembre de 2015, los primeros cinco de estos miembros cesaron en sus funciones, con lo cual a la fecha, el Pleno del CNJ está compuesto de tan solo dos miembros. Esto implica que desde entonces, el Pleno del CNJ no puede adoptar válidamente las decisiones que de acuerdo con la ley le competen, toda vez que no cuenta con el quórum necesario para hacerlo.

La culpa de esto la tiene única y exclusivamente la Asamblea Legislativa, quien con pasmosa parsimonia e irresponsabilidad, ha dejado que transcurran los meses, sin preocuparse por las consecuencias y riesgos que se generan al no contar con un CNJ funcionando regularmente.

Por supuesto que en este retraso hay cualquier cosa menos desconocimiento de la importancia que tiene la elección. Los diputados saben muy bien que dentro de dos años y medio, los consejales que resulten electos estarán presentando a la Asamblea Legislativa –junto con los otros dos consejales pertenecientes a las Universidades privadas y Universidad de El Salvador– un listado de quince personas elegibles para los cargos de magistrados de la Corte Suprema de Justicia; cuatro de los cuales podrían llegar a integrar la Sala de lo Constitucional.

Por el contrario, conociendo la importancia de esta elección, en la Asamblea se orquestó un nuevo remedo de proceso de entrevistas, en el que se citaron a todos los que integran las ternas de candidatos elegibles; todo para llegar al mismo punto tantas veces criticado: la elección no se ha realizado porque simple y sencillamente los partidos se han enfrascado en negociar cuotas de poder en la “representación” que pretenden obtener en el CNJ.

La ley establece que la Asamblea Legislativa debe elegir una persona de cada una de las ternas que le han sido remitidas por los abogados en ejercicio, Ministerio Público y jueces, pero ha trascendido que, con el afán de obtener cuotas de poder, algunos partidos políticos han propuesto elegir más de un miembro de cada una de las ternas. Lo hacen sabiendo que con eso se transgrede la ley, aunque utilizan como excusa el hecho de que ya antes ha ocurrido así.

Nosotros exigimos que tan pronto se reanuden las labores luego del descanso de Semana Santa, la Comisión Política de la Asamblea Legislativa se instale en sesión permanente, de manera tal que puedan elegirse ya a los 5 miembros que hacen falta del CNJ. Desde luego que para ello deben respetarse los lineamientos y procedimientos establecidos en la Ley, sin que quepa su inobservancia por experiencias pasadas. Debe tratarse además de un proceso abierto al escrutinio y colaboración ciudadana.

No podemos continuar sin CNJ. Ya no hay ninguna excusa válida.

Tags:

  • centro de estudios jurídicos
  • cnj
  • elección

Lee también

Comentarios

Newsletter