Lo más visto

Más de Opinión

Cuando se da una expectativa positiva como la que surge hoy de la opinión ciudadana, hay que fortalecerla y potenciarla

Esta nueva percepción hay que cuidarla al máximo, porque si algo es un estímulo interno de valor superior es la confianza ciudadana en el quehacer progresivo de la institucionalidad en funciones.

Enlace copiado
Cuando se da una expectativa positiva como la que surge hoy de la opinión ciudadana, hay que fortalecerla y potenciarla

Cuando se da una expectativa positiva como la que surge hoy de la opinión ciudadana, hay que fortalecerla y potenciarla

Enlace copiado

Se acaban de cumplir los primeros 6 meses de la Administración gubernamental que tomó posesión el 1 de junio recién pasado, y hasta el momento la ciudadanía continúa expresando, en amplia mayoría, confianza y satisfacción en el desempeño actual, lo que abre un espacio de oportunidades sin precedentes durante las más recientes gestiones gubernamentales, sobre todo en lo que toca a las 3 anteriores. Este es un dato que no hay que tomar a la ligera, pues no sólo se trata de valoraciones estadísticas que se van sucediendo en el tiempo sino de un estado de ánimo popular que abre múltiples posibilidades de aquí en adelante, y que en muchos sentidos pone a nuestro país en la vanguardia de una forma constructiva de ver y de procesar el futuro, en claro contraste con los agudos problemas que se dan al respecto en los entornos y más allá de ellos.

La más reciente Encuesta de LPGDATOS, que con tanta objetividad viene haciéndose sentir en el ambiente desde hace ya largo tiempo, muestra sin ningún género de duda que estamos en un período nacional en el que se conjugan el cambio y la esperanza, lo cual significa que tenemos abierta una especie de plataforma de estabilización y de progreso que hay que cuidar y consolidar día tras día, no con meros objetivos políticos coyunturales sino con una visión de país en la que es la población la que lleva la voz principal.

La Encuesta aludida contiene datos que hay que poner de relieve porque atañen tanto al Gobierno en funciones como a la situación general del país, enfocándose todo ello hacia una nueva realidad en construcción, que debe comprometernos a todos a comportarnos con responsabilidad de presente y con proyección de futuro. Si bien los colores políticos siguen estando presentes, aunque sus connotaciones estén viviendo momentos muy diferentes a los del inmediato pasado, lo que hoy más destaca es el componente creciente de la confianza ciudadana, en la cual se asienta el verdadero sentido de la democracia.

Y es del caso destacar y subrayar algunas revelaciones de la Encuesta que comentamos. En primer lugar, el hecho de que el Presidente de la República mantenga una aprobación del 88% al cumplir sus primeros tres meses. Aunque ha habido un ligero descenso en comparación con la opinión expresada hace 3 meses, el rango actual continúa siendo muy significativo. Y por otra parte, la calificación ciudadana por áreas de gestión –como la Seguridad Pública, la Economía, la Educación y la Salud, entre otras— muestra una situación muy alentadora. Y destacamos un hecho de alto relieve: que instituciones como la Fuerza Armada y la Policía Nacional Civil reciban la más alta nota en la apreciación ciudadana.

Y hay un punto que queremos destacar de manera especial, porque aquí se da un giro apreciativo de gran relieve para todo lo demás: que la población considere, con amplio margen, que el país va por el rumbo correcto, sobre todo si se tiene en cuenta que a lo largo de mucho tiempo la ciudadanía opinó que el país iba por el rumbo incorrecto. Esta nueva percepción hay que cuidarla al máximo, porque si algo es un estímulo interno de valor superior es la confianza ciudadana en el quehacer progresivo de la institucionalidad en funciones.

Todo lo anterior pone a las instituciones políticas ante un reto que ninguna de ellas puede ni debe evadir. Vienen elecciones legislativas y municipales a comienzos de 2021, es decir, a la vuelta de la esquina, y lo que hoy piensa la ciudadanía respecto de ellas debe ser asumido como un reto de funcionalidad sustentada, independientemente de los respectivos porcentajes de apoyo.

Cada quien debe asumir su respectivo reto, y todo ello en beneficio del país y de su proceso.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines