¡Cuánto por hacer!

Realmente no es fácil tomar el mando de un conglomerado o de una nación, los dones, la capacidad y experiencia no se consiguen de los sentimientos
Enlace copiado
Enlace copiado
Realmente no es fácil tomar el mando de un conglomerado o de una nación, los dones, la capacidad y experiencia no se consiguen de los sentimientos, pensamientos, ideologías, por haber dirigido un ejército, batallón de soldados o guerrilleros, pues se trata de buscar soluciones económicas, jurídicas, sociales, diplomáticas y muchas áreas más, por lo que los altos puestos ejecutivos deben ejercerlos estadistas, no porque lo sepan todo, sino porque en sus estudios de política como ciencia y arte han aprendido a coordinar esfuerzos, administrar y orientar beneficios públicos y resolver problemas nacionales, analizando sus causas y efectos, además seleccionando los colaboradores más eficientes y capacitados en las respectivas áreas, no a simples correligionarios como pago por favores.

Nuestra Constitución Política no es nada exigente, para presidente solo exige ser salvadoreño, del estado seglar, “de moralidad e instrucción notorias”, ignorándose hasta dónde llega esa “instrucción”, pues ni siquiera se menciona sobre la personalidad, léxico, desenvolvimiento, nivel académico, idiomas y otros que son indispensables para manejar las relaciones públicas e internacionales.

Cabe preguntarse qué se hace para resolver los graves problemas a que nos enfrentamos y cuáles son sus orígenes para combatirlos de raíz, “no tomar el rábano por las hojas” ni “andarse por las ramas”, los gobernantes de nuestra región “en vías de desarrollo” hablan de generar empleo para combatir la pobreza, pero nunca explican la forma de lograrlo; en la política de inversiones se menciona conseguir “maquileros”, quienes solo buscan países con mano de obra barata, donde se aparenta beneficiar a grupos de 400 a 1,000 trabajadores y valores agregados de transporte interno de y hacia las aduanas, servicios de energía y renta de locales; ¿por qué no se explotan nuestros recursos naturales con infinidad de propiedades alimenticias y medicinales que darían trabajo al agro, industria y comercio externo?

Si hablamos de finanzas, el grueso de la población se pregunta ¿cómo es posible que lleguemos al extremo de una iliquidez de caja en el fisco, si en los últimos tres años se ha recaudado el doble de hace 15 años a costa de 23 nuevos impuestos a diferentes rubros que pesan sobre la ciudadanía, donaciones y préstamos?, ¿es que no se sabe distinguir las prioridades?, vale más regalar zapatos, alimentos, pensiones y dinero a los “ninis”, que cumplir con obligaciones presupuestarias, compromisos con pequeños proveedores de uniformes, hasta hacerlos quebrar, prestaciones de servicio, medicinas y atenciones de salud en hospitales públicos y un sinfín de cosas; millones de personas desearían ayudar a los pobres, pero por la falta de dinero no pueden, ¿por qué repartir la riqueza que no tenemos?, bueno es ayudar, pero para ello debemos crear el dinero haciendo crecer la economía, las empresas ayudan compartiendo de sus utilidades.

En el caso de las pensiones, la preocupación gubernamental está enfocada en la injerencia sobre los fondos para disponer de ellos, pero no se advierten esfuerzos por estudiar la mejorara del sistema para beneficio de los cotizantes mayores de 80 años; en cuestión de probidad y corrupción se incrementa por la falta de controles, “en arca abierta hasta el justo peca” y especialmente por la falta de moralidad; sobre la educación se ha descuidado la formación de ciudadanos honrados y productivos, en atención a la falta de materias básicas de moral, cívica, disciplina, responsabilidad, principios de relaciones interpersonales y sociales; en relación con la seguridad tiene varios componentes, desde la misma educación, el abandono de la familia y de los hijos en particular, el medio ambiente habitacional, legislación apropiada y estudios sociológicos para control del Estado.
 

Tags:

  • gobernante
  • instruccion
  • probidad
  • corrupcion

Lee también

Comentarios

Newsletter