Lo más visto

Cuidado con las antenas de telefonía

Tan cómodos que son los teléfonos celulares, ya no hay que andar buscando cabinas telefónicas y en una emergencia la llamada se hace de inmediato.
Enlace copiado
Cuidado con las antenas de telefonía

Cuidado con las antenas de telefonía

Cuidado con las antenas de telefonía

Cuidado con las antenas de telefonía

Enlace copiado
Pero al igual que el vino que también es agradable, no es conveniente beber mucho sobre todo si uno anda conduciendo un vehículo.

Las antenas de telefonía emiten radiación desconocida por la biología humana. Las empresas telefónicas alegan que la radiación es “no ionizante”, lo cual significa que no daña el ADN de las personas, por lo tanto no hay de qué preocuparse. El problema es que las personas que viven en la vecindad de una torre de telefonía reciben radiación cuando duermen, trabajan o estudian las 24 horas, 365 días al año. Para estimar el daño potencial de las antenas hay que observar que una inofensiva gota de agua cayendo en forma permanente en una piedra le termina abriendo un agujero. Ese el problema fundamental de las antenas, la emisión permanente de ondas electromagnéticas.

Para conocer el impacto real de las antenas habría que someter un ser vivo por mucho tiempo a la radiación, lo cual no es un experimento fácil, ya que con humanos no se puede hacer y con animales resulta difícil mantenerlos por mucho tiempo en condiciones de laboratorio y hay que cuidarse de no violar sus derechos. Hay científicos que sostienen que las antenas ocasionan efectos dañinos a las personas, otros dicen que no han encontrado nada, que son los científicos citados por empresas de telefonía. Ante esto es mejor actuar con precaución y si se encuentra que las antenas ocasionan daños a unas personas, hay que regular su colocación.

El impacto genotóxico de las antenas depende del tiempo de exposición, factor acumulativo, factor personal y potencia y distancia de la fuente, ya que el impacto aumenta linealmente con la potencia y disminuye con el inverso del cuadrado de la distancia. Muchas investigaciones han señalado problemas muy serios ocasionados por las antenas, como aumento de abortos, daños en ADN, cambios en actividad eléctrica del cerebro y en la presión sanguínea, descenso de niveles de melatonina, depresiones, insomnio, dolores de cabeza, síndrome de fatiga crónica, afección del sistema inmunológico, cáncer, tumores cerebrales y leucemia infantil. Los impactos pueden darse sobre todo en personas que viven a menos de 500 metros de una antena y soportan ondas electromagnéticas continuamente.

En Venecia, un pasajero que viajaba en subterráneo tuvo su marcapasos afectado por el celular de otro pasajero, el afectado ganó una demanda y ahora está prohibido el uso de celulares en ese medio de transporte, luego esa medida se extendió a toda Italia. Algo parecido sucedió en Japón donde en ningún medio de transporte se puede ingresar con celulares.

En El Salvador las antenas se colocan en azoteas, cerca de escuelas y hospitales y las personas en pisos cercanos reciben emisiones altas de radiación electromagnética continuamente. En ciudades de Suiza, Italia, Suecia, países de Europa del Este, Canadá y Austria, obligan a situar las antenas a 100, 200 o 500 metros de lugares habitados. La OMS recomienda alejar las antenas de colegios, hospitales y centros geriátricos, ya que los niños, niñas y ancianos son los más afectados por la exposición permanente.

El Ministerio de Sanidad británico creó un “Grupo de Expertos Independientes en Telefonía Móvil”, con médicos, biólogos e ingenieros y manifestaron que no es posible afirmar que la exposición a radiofrecuencias de telefonía móvil en niveles inferiores a los establecidos en normas de seguridad nacionales no tenga ningún efecto potencial adverso sobre la salud, y que las lagunas en el conocimiento son suficientes para justificar una política de precaución.

En El Salvador la colocación de antenas debe ser regulada, no deberían permitirse a menos de 500 metros de lugares habitados.

Tags:

  • celulares
  • antenas
  • radiacion
  • contaminacion

Lee también

Comentarios