Lo más visto

Cuidado con las palabras

Se ha cuestionado el retroceso que significa los cambios en la Ley de Extinción de Dominio que ya fueron sancionados por la Presidencia de la República. Otra vez se cambian las reglas del juego aduciendo inconstitucionalidades. Pero 37 de los 44 diputados que aprobaron la reforma tienen expedientes abiertos en Probidad.
Enlace copiado
Cuidado con las palabras

Cuidado con las palabras

Cuidado con las palabras

Cuidado con las palabras

Enlace copiado
Todos los gobiernos de nuestro país, sin importar la bandera de turno, han hecho evidente su esperanza y confianza en la cooperación internacional. Todos buscan apoyo financiero y no financiero para lo que tienen desfinanciado, aunque sea estratégico.

Muchas veces se han escuchado exposiciones de “grandes proyectos” o “proyectos estratégicos” que motivan a cuestionar sobre la fuente de financiamiento. Y para desconsuelo de muchos, la respuesta inmediata es “vamos a gestionar recursos ante la cooperación internacional”. ¡Ups!

Esto se ha escuchado una y varias veces. Se escucha en educación, en salud, en grupos poblacionales priorizados, en seguridad y en muchos otros temas. De esta manera, para cualquier salvadoreño es fácil reconocer la importancia que para el gobierno de turno tiene el aporte de los cooperantes en diferentes áreas de desarrollo. La cooperación es importante porque les da flexibilidad y los funcionarios del Órgano Ejecutivo en sus intervenciones de rendición de cuentas, la incluyen porque demuestra capacidad de gestión.

La cooperación internacional ha sido solidaria con el país. Y la solidaridad se ha expresado de manera particular en terremotos y en tormentas tropicales que han afectado la vida de una gran parte de la población. La cooperación internacional ha expresado apoyo en procesos clave para el desarrollo, como son los diálogos políticos indispensables para demostrar que en el país hay capacidad de negociar acuerdos en función del bien común.

La cooperación internacional también ha sido solidaria en apoyar temas estratégicos para el país. La inseguridad ciudadana que afecta a gran parte de la población y hace evidente la incapacidad del Estado de asumir con propiedad y efectividad sus atribuciones ha motivado el aporte de diversos cooperantes. La educación, tema fundamental para el desarrollo, también ha motivado el aporte y el apoyo de diversos cooperantes.

Cualquier ciudadano puede entrar a la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores y buscar los cooperantes por país y por sector. Ciertamente la página puede hacerse más amigable, pero cuenta con información que permite reconocer el aporte en miles y millones de países amigos. Sin embargo, hay que tener conciencia que todo cooperante define sus prioridades y sus condiciones para la cooperación al desarrollo de cualquier país.

El cooperante define condiciones porque el país amigo y socio para el desarrollo canaliza recursos financieros aportados por sus contribuyentes. Para decirlo claramente, el país receptor de cooperación internacional se beneficia del trabajo ajeno. Y por esto, simple y sencillamente por esto, el cooperante pone condiciones y el receptor tiene que conocerlas, aceptarlas y cumplirlas si quiere beneficiarse.

Es conocido que todos los cooperantes periódicamente establecen su programa, lo presentan y precisan ante los gobiernos para identificar puntos de convergencia. En el proceso de negociación, el receptor tiene el derecho de no aceptarlas y decir gracias. Pero si las acepta, no puede demandar cambio de condiciones en el camino. ¿O sí?

El soberano Gobierno de El Salvador es el que identifica las oportunidades, las gestiona y si hace bien la tarea, logra el apoyo. El Gobierno de El Salvador conoce, desde el inicio, las condiciones. Y en los convenios que se suscriben, las partes involucradas se obligan mutuamente en función de objetivos compartidos. Hay más complejidad, pero esta es la lógica.

En la agenda de interés de la cooperación están el medio ambiente, la educación, la seguridad, la salud, el desarrollo territorial, los derechos civiles y políticos, los derechos humanos, la modernización del Estado, y más. Y entre las exigencias de la cooperación están iniciativas legales, democracia, lucha contra la corrupción y más.

La lucha contra la corrupción nos conviene a todos los ciudadanos independientemente de la localización, ocupación y simpatía partidaria. La lucha contra la ineficacia del Estado nos conviene a todos, la bandera de la probidad nos conviene a todos, la bandera de la ética nos conviene a todos.

Se ha cuestionado el retroceso que significa los cambios en la Ley de Extinción de Dominio que ya fueron sancionados por la Presidencia de la República. Otra vez se cambian las reglas del juego aduciendo inconstitucionalidades. Pero 37 de los 44 diputados que aprobaron la reforma tienen expedientes abiertos en Probidad. ¿Qué puede pensar el ciudadano?

Los cambios parecen a la medida. Y las declaraciones partidarias que acompañan la iniciativa ponen en riesgo la cooperación internacional. ¿Falta consistencia en la política de relaciones exteriores?
 

Tags:

  • Extinción de Dominio
  • cooperacion institucional
  • inconstitucionalidad
  • reforma

Lee también

Comentarios