Cuidemos a los niños de los peligros de la pólvora en fin de año

En estos días las autoridades del Ministerio de Salud, Cuerpo de Bomberos y el Hospital de Niños Benjamín Bloom proporcionan antes, durante y después de la temporada de fin de año los reportes de estragos que la pólvora ocasiona principalmente en los niños, niñas y adolescentes, y además las consecuencias permanentes y los altos costos médicos y de medicamentos en brindar atención por parte del Estado.

Enlace copiado
Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Enlace copiado

Para este fin de año y a pocas horas de entrar a las dos celebraciones principales de la temporada ya se registran más de 40 niños y niñas afectados, pero no solo eso, ya hay un adulto fallecido por manipular los dañinos morteros, primero le amputaron los dedos y esto provocó la muerte. Representa un incremento del triple de casos reportados en la misma fecha del año 2016. Siendo los departamentos más afectados San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, Santa Ana.

Existen tres consideraciones a las que no se les brinda atención y que están relacionadas con la utilización de productos prohibidos, y que son de distribución ilegal; se suma la cantidad de lugares de fabricación conocidos como “clandestinos” pero que todos los vecinos saben que es una fábrica ilegal, y que representa un riesgo para toda la comunidad, y estos productos se venden en los “puestos autorizados” en especial a los niños y niñas.

La estrategia está siendo cambiar nombres y presentaciones de los productos prohibidos y brindar una imagen que simule casi luces infantiles.

En el contexto de la violencia, crimen y delincuencia actual no es posible que se tenga que asignar recurso de la PNC y FAES para andar persiguiendo a estos comerciantes que generaran competencia desleal e ilegal y que juegan con la salud de los salvadoreños, y descuidar las labores de seguridad pública. Además como no cumplen ninguna norma ocupan los recursos del Cuerpo de Bomberos para atender los incendios en las productoras clandestinas.

Es impresionante el esfuerzo de la FAES asignando al Plan Belén más de 27 equipos de trabajo los cuales son acompañados y dirigidos por un miembro de la PNC, haciendo todo lo posible por disminuir riesgos, pero tienen toda una red de informantes que complica los operativos, además la pólvora es uno de los negocios en los que han incursionado las pandillas, por este motivo poco les importa la salud de los salvadoreños, solo ven la oportunidad de lucrarse y lavar dinero con estos negocios.

Padres de familia y responsables, quiero recordarles que si permiten que sus niños y niñas compren y manipulen pólvora prohibida existen sanciones de acuerdo con el tipo de falta por medio de la Ley LEPINA. La FGR ha efectuado recordatorio que si sus hijos resultan lesionados al momento de manipular pólvora según el artículo 199 del Código Penal pueden ser condenados a tres años de cárcel, por lo que estarán vigilantes en los centros hospitalarios.

A los ciudadanos que tienen conocimiento de fábricas, puestos, tiendas, o lugares ilegales de pólvora que no cuentan con la supervisión y control de la PNC y FAES, por favor reporten, denuncien; su información puede salvar vidas, y evita que parte de esos ingresos lleguen a las arcas del crimen organizado.

Lee también

Comentarios

Newsletter