Lo más visto

Más de Opinión

Cuidemos nuestra democracia

“Dos gobiernos que llegaron al poder por elecciones, Chávez y Ortega, se convirtieron en dictaduras totales, corruptas, represivas, sanguinarias. Por eso el consejo de un nicaragüense: ‘Cuiden su democracia’, es un tesoro. Ya no están los 4 magníficos, no debemos equivocarnos en las urnas como Venezuela y Nicaragua”.
Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Un nicaragüense víctima de la represión de Ortega-Murillo nos da un consejo sabio vivido en carne propia: ¡Cuiden su democracia!Y eso es lo que debemos hacer. Aun con imperfecciones El Salvador ha avanzado en fortalecer sus instituciones, movimiento de la sociedad disparado por las sentencias honestas de la Sala de lo Constitucional, que por primera vez en nuestra historia, no se sometió al Ejecutivo ni a ser sobornada, sus acciones rompieron el sometimiento a la partidocracia que se apoderó del país después de los Acuerdos de Paz.

Su comportamiento generó un fuerte respaldo de la sociedad, que impidió las múltiples embestidas que la sala sufrió para ser anulada o sustituida. Las más recordadas: un espúreo decreto que los pretendía anular y la burda elección de Corte Suprema, la toma armada de sus instalaciones y el vergonzoso espectáculo de circo montado en una tarima frente a las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia, en que el entonces presidente de la Asamblea Legislativa Sigfrido Reyes y el inefable diputado Francisco Merino alzaron la mano del supuestamente nuevo presidente de la Corte y de la Sala de lo Constitucional, movimiento golpista ilegal que tuvieron que revertir, aunque nos quedamos faltos de justicia, allí se cometieron una serie de delitos graves que debieron ser seguidos por la Fiscalía General de la República, pero el fiscal, en planilla, lo ignoró.

Los 4 magníficos, como fueron bautizados por el pueblo, ya no estarán y estamos a la expectativa de una nueva elección, en la que esperamos los diputados recién electos, aunque haya pocas caras nuevas, elijan correctamente con base en méritos y honestidad y no se dé el acostumbrado reparto de cuotas partidarias, que el pueblo rechaza y demostró contundentemente en las lecciones del 4 de marzo.

Señores diputados, ustedes están siendo seguidos muy de cerca en este tema por una ciudadanía cada vez más despierta, informada y harta de las malas prácticas de la Asamblea. Elijan bien, este mensaje va también a las cúpula de los partidos, que estarán involucradas en la elección. Se colaron algunos candidatos con evidentes vínculos partidarios, ¡mucho ojo!

Pero cuidar la democracia no es solo rol de la Sala de lo Constitucional, es más de la ciudadanía que debe proteger su libertad y sus derechos. Están aconteciendo ejemplos de a qué conducen las tiranías, en Venezuela y Nicaragua, hoy bajo dictaduras con el signo del llamado Socialismo del Siglo XXI, masacran a ciudadanos indefensos para quedarse en el poder, que les proporciona millonarias sumas a los dictadores, a sus parientes y a los colaboradores más cercanos.

Venezuela lleva ya muchos años de sometimiento a una narco dictadura, que inicialmente llegó limpiamente en elecciones que ganaba con solvencia Chávez, hijo predilecto de los Castro, por los millones que con su petróleo daba a la Isla, que no tenía ya quien la mantuviera, desde el colapso de la URSS. Con poderes absolutos, sucedió lo inevitable, como es sabido “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”, Chávez pasó a ser un dictador corrupto en escala universal y a reprimir todas las libertades. Con ayuda de la inteligencia cubana, que se coló hasta la médula del poder, con miles de asesores adentro, corrompió al ejército, que se convirtió en la misma cosa. Murió y eligió al impresentable Maduro, que a pesar de su ignorancia y represión, de las masacres y haber arruinado a Venezuela aún no cae.

En Nicaragua el Comandante Ortega, en elecciones en pacto con el corrupto Alemán de la oposición, ha ejercido una dictadura corrupta y nefasta, el poder económico con quien transó “no se metan en política y los dejo hacer negocios” es cómplice. Ahora los estudiantes perdieron el miedo, fueron a las calles y han sido masacrados. ¿Caerá Ortega? Sí, pero no se sabe cuándo.

Lee también

Comentarios