Lo más visto

Más de Opinión

Culminaron las fiestas agostinas...

Ha transcurrido ya una semana en la que conmemoramos la Transfiguración de Nuestro señor Jesucristo, en una montaña ante la presencia de algunos de sus discípulos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Este acontecimiento trascendental es un reflejo de los cambios que debemos hacer todos los cristianos; cambios verdaderos y sinceros de actitudes, que perduren en nuestras vidas.

Este hecho ocurrido a más de mil quinientos años es de recordar misericordiosamente...

No el pasado de hechos de sangre y destrucción de la guerra civil que sufrimos hace más de treinta años. Lamentamos el haber utilizado a dos respetuosas señoras: niña Tomasa y niña María, en un programa televisivo eclesiástico, que expresaron haber vivido momentos cruentos de aquellos enfrentamientos, que nada tienen que ver con la Transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo y jóvenes que lo presenciaron y que desean vivir en paz y tranquilidad.

Es especial que veamos y pensemos en el futuro y no ser prisioneros del pasado: trabajemos juntos, sin intereses partidarios y polarizados, en mejorar la economía social y otros problemas conocidos por la inmensa sociedad salvadoreña como la delincuencia, las extorsiones, la corrupción, la impunidad, mejorar la educación, la salud y la ética... y es más, respetemos la Constitución de la República y acatemos los fallos de la Corte Suprema de Justicia.

El respeto es la palabra clave que debe guiar nuestros actos a lo largo de nuestra existencia y así disfrutar el logro supremo de vivir en paz.

[email protected]

Tags:

  • transfiguracion
  • jesucristo
  • csj
  • fallos

Lee también

Comentarios