Lo más visto

Culpas

Las culpas son pretextos para disfrazar la incapacidad para asumir la responsabilidad de los errores cometidos. De la culpa nacen los rencores, los resentimientos y la desesperación. Las culpas son excusas ideales no solo para eludir responsabilidades sino también para justificar la inercia, el estancamiento y pobres resultados.
Enlace copiado
Culpas

Culpas

Culpas

Culpas

Enlace copiado
A lo largo de los últimos 7 años, la justificación por parte del FMLN ante la situación del país ha sido: “Es culpa de los 20 años de ARENA”. Ante la posibilidad del país de caer en “default”, ARENA ahora emplea la misma justificación: “Es culpa de los 7 años del FMLN”.

¿De qué sirven esas justificaciones? ¿Abonan a la construcción de una mejor realidad para la ciudadanía? Lo que sí está claro y es un hecho es que a los 27 años de gobiernos de ARENA y el FMLN, el país está sumido en una profunda crisis social, económica y fiscal.

Lo que requiere el país son dirigentes políticos progresistas que asuman finalmente responsabilidades en vez de justificarse culpando al otro. Políticos que dejen de perder tiempo y energía en palabrería inútil y se dediquen a trabajar por el país y no por sus partidos, con resultados concretos.

Lo que apremia son políticas públicas efectivas que generen los cambios estructurales que necesita el país.

La crisis fiscal reciente ha generado declaraciones enfrentadas entre los partidos políticos y hace entrever pocas posibilidades de llegar a un acuerdo consensuado y a largo plazo. El problema del país y de sus finanzas publicas es estructural y requiere, dada la falta de entendimiento de los dirigentes políticos actuales, de una mesa técnica compuesta por expertos objetivos, con absoluta independencia partidista y sin sesgos ideológicos. Expertos encauzados en proponer una reforma fiscal integral enfocada en el bien común y el desarrollo inclusivo del país. Sin omisiones (nuevos impuestos más equitativos y un combate real y efectivo en contra de la evasión, elusión y la corrupción), sin vistas electoreras (quitar la “grasa” del Estado y prohibir gastos innecesarios tales como la publicidad), tomando en cuenta únicamente la optimización de los recursos públicos. Un pacto o acuerdo fiscal capaz de transformar a plazo el país para que a futuro sea una tierra de oportunidades, unida y en paz.

No necesita medidas “paliativas” que muy posiblemente pueden ser declaradas como inconstitucionales como la reforma “desesperada” aprobada el 29 de septiembre para que el Gobierno use fondos de los ahorros para pensión para pagar la deuda. Tampoco necesita de una Asamblea Legislativa que apruebe ese mismo día un presupuesto para el año 2017 manteniendo los seguros de vida y de salud (6.5 millones), las atenciones oficiales/publicidad, los gastos de viajes y viáticos y aumentando las remuneraciones de su personal (2.1 millones más en 2017), a pesar de la indignación de la mayoría de los salvadoreños. Tampoco necesita de una elección de miembros de Consejo Nacional de la Judicatura considerada más bien como una repartición de la institución a favor de los tres principales partidos políticos de la Asamblea Legislativa. Y sobre todo no necesita de un Presupuesto General de la Nación para 2017 con disminuciones en los rubros de educación y salud.

“Cuando la culpa es de todos, la culpa no es de nadie” (Concepción Arenal). Necesitamos dejar de lado las culpas y hacer lo que debemos hacer por el bien del país.

Tags:

  • crisis fiscal
  • arena
  • fmln
  • pensiones
  • deudas

Lee también

Comentarios