Lo más visto

Cumbre climática

Enlace copiado
Enlace copiado
En la espesura del transparente plástico, el donjuán la rana corroboree, descubre sus colores, es apacible, de grandes ojos, es gracioso, ¡un ápice! Ni a los veinte y cinco milímetros llega, casi no se nota, cofundido, plastificado. ¡Qué pequeño! Ni significante en su nuevo orbe es, apenas sus dotes de dondiego, las de su especie apreciarán si no corren tras él, ¡no más crías verán!

Rana de espectacular contraste, a la preservación de tu especie, gran tarea del Creador. A miles de metros de la americana tierra estás. No eres rara, ¿rana de la misma tierra serás? A gritos tu especie clama, temeroso de arrebatos humanos estás, quizá porque a las de tu especie viudas dejarás. ¡A la conquista vendrás!

Ojalá que la cumbre abrigo pueda darte, pequeño donjuán. Energías limpias prometidas, movimientos apresurados, la tierra buena, lastimera tierra buena. ¡Tierra nuestra! No diferencias, brindas con fervor tu fruto. Cada mañana brillas ante toda indiferencia dueña eres, de insensatez estás cubierta, esperanza tendremos, lo veremos, ¡En Marrakech!, todas las naciones estarán dispuestas.

De nuevo, pequeño trovador, espera, tan solo espera tus colores de grata armonía, no pueden perderse, si cantas, ranita, todas las melodías no menor pago tendrás, tu orbe de nuevo significado tendrá.

En la cumbre los veremos, en París lo vimos, en Marrakech de nuevo lo veremos, las naciones estarán dispuestas cada habitante, cada familia, cada uno. Todos estaremos dispuestos, bajo tus cuidados estamos. ¡Buena Tierra! Si nuestros pies aún sobre ella están, ¡por qué más tarde, por qué no ahora! Gracias a Dios porque dedicó mucho de su tiempo a la creación

[email protected]

Tags:

  • fervor
  • cumbre
  • abrigo
  • fruto
  • tierra
  • Medio Ambiente
  • Marrakech

Lee también

Comentarios