Lo más visto

Más de Opinión

Daniel Ortega recrudece la represión en Nicaragua

Enlace copiado
Msc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Msc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Enlace copiado

Daniel Ortega en una acción prepotente propia de un dictador, ordenó la salida inmediata de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), enojado por el informe que deja al descubierto la participación criminal del gobierno sandinista en la represión contra la población, el jefe de la misión en Nicaragua Guillermo Fernández Maldonado antes de salir del país, expresó: "Ningún indicio de golpe de Estado, sino una protesta cívica". La CIDH y el OACNUDH han condenado de forma contundente la violación de los derechos humanos del gobierno Ortega-Murillo.

Ortega para dominar las protestas realizó una ofensiva criminal al estilo de los dictadores más sanguinarios, atacó las barricadas y los tranques en todo el país, hasta arrasar con la Universidad Nacional Autónoma en Managua, y finalmente ocupó Masaya y el representativo de la rebeldía, el barrio indígena de Monimbó. Se enfrentó contra un ejército inexistente de ciudadanos que resistieron con morteros caseros y armas hechizas. Ortega recuperó el control de ciudades y carreteras, pero la batalla política más importante la perdió, no pudo controlar las mentes y los corazones de los ciudadanos, ya que continúan exigiendo su renuncia a pesar de los alarmantes incrementos de la represión.

La permanencia de Ortega en el poder solo puede sostenerse por la fuerza, los ataques a manifestantes han continuado, por agentes del Estado y grupos paramilitares turbas sandinistas, resultando ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, torturas y detenciones arbitrarias, sumando más de 400 presos políticos. De la represión nadie se escapa, el único requisito es ser opositor al régimen de Ortega, muchos sandinistas son perseguidos y amenazados a muerte entre ellos Carlos Mejía Godoy, cantautor y héroe de la revolución de 1979, quien ha tenido que pedir asilo político en Costa Rica, porque su vida corría peligro. El domingo 2 de septiembre 2018, el régimen orteguista reprimió nuevamente a los manifestantes durante la "Marcha de las banderas", se reporta una persona herida de bala, muchos golpeados y capturados. Ortega sigue llamando golpistas a los opositores y además afirma: "No tenemos presos políticos, los que están detenidos, están detenidos por crímenes en contra del pueblo", lo anterior demuestra la falta de voluntad del dictador para buscar una salida negociada a la crisis.

Ahora el nuevo escenario estratégico de la tiranía Orteguista es haber iniciado una cacería de brujas contra sus opositores de la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia y hasta han solicitado a Costa Rica los nombres de los refugiados, y que sean entregados a su gobierno, por supuesto que este país ha actuado muy profesional y de acuerdo con las convenciones internacionales, respondiendo que esta información es confidencial y no puede ser entregada.

Las organizaciones supranacionales como la OEA y la ONU tienen un nuevo reto, además de Venezuela que ha tocado fondo con una crisis humanitaria, donde una pandilla de criminales narcotraficantes ostenta el poder; Nicaragua atraviesa una situación parecida y una banda de asesinos al servicio de Ortega continúan masacrando a la población con total impunidad. Ojalá que las discusiones en estos organismos vayan más allá de simples declaraciones y se tomen acciones que logren soluciones inmediatas.

En El Salvador es deplorable que el gobierno y el partido oficial FMLN se mantengan apoyando estas dictaduras totalitarias, represivas, antidemocráticas y perversas.

Tags:

  • Daniel Ortega
  • represión
  • Monimbó
  • presos políticos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines