Lo más visto

De la Biblioteca al Museo

Miles de jóvenes, a lo mejor algunos ya no tanto, estuvieron albergados en el recinto de los eruditos, complacidos por las dispensas que les daba el Estado a fin de enriquecer el quehacer intelectual de la época, conocimiento aún vigente.
Enlace copiado
Enlace copiado
El recinto era un templo dedicado a las Musas, que viene del griego Mouseion o Museo, erigido al lado de la más ilustrada biblioteca heredada del filósofo Aristóteles, conocida universalmente como la Biblioteca de Alejandría; se trasladó la ciencia de Atenas a la gran metrópoli, ciudad proyectada por el arquitecto Dinócrates en el 331 a. C. Cargados de arrogancia por el saber, que es beneficioso especialmente para los más jóvenes, lo podríamos comparar con los centros de estudios superiores: las universidades de nuestros días.

Investigaciones, invenciones de los estudiosos como Euclides con su geometría, Herófilo y sus avances en anatomía, y la innovación del reloj de Ctesibio, en ese tiempo abundaba el agua. Estos estudiosos estaban concentrados en sus cálculos, ensayos, imagino que como un claustro que no pareció aburrirlos en cientos de años, vivieron en relativa paz, resguardados en el trabajo científico. A pesar de las huestes guerreras que deambulaban en los pueblos dominados por el imperio, victorias y crueles derrotas no les suscitó abandonar su quehacer.

No era de asombrar que los regalos de ese tiempo eran estrictamente joyas; la bella macedonia: Cleopatra recibiría un gran regalo: la Biblioteca de Pérgamo, la segunda después de la de Alejandría, creo que se lo ganó por su gallardía.

Los avances culturales de los imperios de Egipto y Grecia preservarían hasta nuestro tiempo un bagaje abundante como base para la ciencia moderna y su continua investigación.

Es bueno que nuestros jóvenes capacitados para tantos emprendimientos logren reconocer que no se trata de alcanzar sus metas de manera espontánea; la paciencia, disciplina, perseverancia y tolerancia son algunas virtudes necesarias para lograrlo, pero sobre todo la gratitud a sus progenitores y maestros, quienes comparten diariamente sus experiencias.

[email protected]
 

Tags:

  • museo
  • biblioteca
  • jovenes
  • musas

Lee también

Comentarios