Lo más visto

Más de Opinión

De la tensión electoral a la gobernabilidad necesaria

Enlace copiado
Óscar Godoy

Óscar Godoy

Enlace copiado

Los procesos electorales disfuncionan el orden social y político, más cuando se basan en la instrumentalización de las emociones (senso-campañas) en detrimento de las llamadas "ratio-campañas" que están orientadas a estimular la razón: esta disfunción se vuelve friccionaria (conflictiva) cuando no se hace nada por aplacar los ánimos de los electores (los ganadores, los perdedores y los ausentes) y se refuerza si las élites –de cada sector– mantienen una actitud de beligerancia y conspirativa.

Un escenario así no es propicio para un nuevo gobierno, y mucho menos para los otros sectores de la sociedad. La estabilidad es un bien que debe trabajarse con urgencia, de manera que sea la plataforma básica para que los subsistemas –económico, cultural, académico– puedan funcionar con normalidad; esta estabilidad no se entiende como un contexto sin contradicciones, sino como un escenario donde puede hacerse una gestión asertiva de la conflictividad social y económica, de tal forma que se potencien las capacidades de resiliencia del sistema para aprovechar la diferencia y la adversidad en favor de fortalecer la democracia como sistema de vida.

Pero ¿cómo se promueve la estabilidad? Primero hay que pasar de "lo electoral" a lo "político estratégico", es decir, dejar de ser candidatos para ser Estadistas, pasar de ser adversarios a cooperantes, dejar de ser élites sectarias para ser élites constructoras de país, y en lugar de ser simples electores asumir el rol de ciudadanos racionales y razonables.

En segundo lugar –pero en forma simultánea– hay que trabajar la gobernabilidad como dinámica de distensión y disuasión, lo que se facilita si la victoria electoral está revestida de legalidad y de un fuerte respaldo popular; esto pasa por reconocer que un significativo segmento de electores votó en contra del proyecto ganador mientras que otro tanto decidió abstenerse en la contienda, lo cual legitima el rol opositor de los grupos perdedores (una oposición racional en favor de los grandes objetivos nacionales).

En un tercer momento, pero siempre en simultáneo, la gobernabilidad se va asegurando si el nuevo gobierno funciona bajo parámetros tecno-políticos, es decir, si parte de diagnósticos científicos de la problemática nacional, si formula y despliega políticas públicas pertinentes, si elige funcionarios idóneos y si reconoce los intereses legítimos de cada sector.

Un tercer elemento es la gobernanza (buen gobierno), entendida como una administración pública con base técnica, funcionalmente articulada con las diferentes expresiones del poder civil, de las organizaciones del mercado y de los gobiernos municipales; una administración rectora e integradora, que promueva el ejercicio del poder construyendo fuertes redes de cooperación pública y privada para resolver los grandes problemas del país. La gobernanza implica una gestión transparente, oportuna, eficiente, eficaz y de alto contenido de calidad en sus outputs (análisis de problemas, toma de decisiones y prestación de servicios públicos) y en franca lucha contra las redes criminales de la corrupción.

La gobernabilidad necesaria requiere cabeza fría y renuncia al protagonismo fútil, privilegiando una gestión que busque la mejora continua de las instituciones y de la cultura política, centrándose en la generación masiva de empleos, la atención educativa de calidad, la atención seria a las demandas de salud, la democratización del acceso al agua y –sobre todo– la reducción real de la inseguridad pública y ciudadana; se requiere entonces, que se privilegie el alto lobby y el diálogo político estratégico.

Si comprendemos que esa es la gobernabilidad necesaria, desnudaremos a aquellos partidos y diputados (viejos y jóvenes) que le llaman gobernalidad al vulgar trueque de votos parlamentarios a cambio de dinero y favores políticos. Hagámonos cargo de este país.

Tags:

  • estabilidad
  • resiliencia
  • gobernabilidad
  • administración
  • gobernanza

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines