Lo más visto

Más de Opinión

De las funciones universitarias y su relación...

Llevo años intentando estudiar el origen de las funciones clásicas universitarias. A nivel global se identifican dos grandes actividades: a) transmitir el conocimiento (docencia) y b) generar conocimiento (Investigación); las primeras academias y liceos, griegos y romanos, y más tarde las universidades europeas del medioevo a eso se dedicaban.
Enlace copiado
De las funciones universitarias y su relación...

De las funciones universitarias y su relación...

De las funciones universitarias y su relación...

De las funciones universitarias y su relación...

Enlace copiado
Desde otra perspectiva: “La universidad, al menos la pública, posee dos funciones principales en el seno de cualquier sociedad: desarrollar y practicar los conocimientos de las disciplinas, y garantizar la independencia de esos mismos saberes” (González Serrano, 2017). En países más desarrollados se habla de la Tercera Misión universitaria: contribuir a mejorar la productividad con I+D.

Desde los “Glosadores Boloñeses” en el siglo XI se comienza a institucionalizar la universidad europea hasta el siglo XVII, entre “razón y fe” y luego hacia el modelo napoleónico; las instituciones se dedican a enseñar y a generar conocimiento –debatir–; a partir del siglo XVIII en las nuevas universidades americanas –sajonas– emerge una tercera función llamada “Extensión”, la cual refleja el desarrollo de actividades académicas complementarias para la comunidad. Entonces, al momento identificamos tres funciones: a) Docencia; b) Investigación; y c) Extensión. En las declaraciones de UNESCO solo se definen las funciones de Educar e Investigar (ver. 1998 Declaración Mundial de París).

Más tarde aparece en escena un nuevo concepto o función: “Proyección Social”; en nuestro medio es impulsado por Ignacio Ellacuría S.J., quien además establece que es la función principal de la universidad. Pese a que he investigado de dónde surge esta función, no he encontrado mayores fuentes; su definición, más o menos, se delimita en estos términos: “La proyección social procura poner la universidad como totalidad, aunque a través de sus partes, en relación directa con las fuerzas y procesos sociales en la línea del deseado cambio social...”. Y agregamos: “La proyección social se operativiza en la contribución a la creación, modificación y configuración de la conciencia colectiva en su dimensión estructural totalizante...” (Universidad y política, Ellacuría, 1980). Este concepto es incluido en la Ley de Educación Superior –1995-1997– como una de las tres funciones universitarias (La ley de Universidades privadas de 1965 no establecía funciones).

Luego tenemos otro concepto que complica las cosas: “Servicio Social”, que tiene a confundirse con proyección social, aunque en el marco legal salvadoreño lo identificamos en: la Constitución de 1950, 1962 y 1983; la Ley Orgánica de la UES 1972, 1977, 1978 y transitoria de 1984; la Ley de Servicio Social para los estudiantes egresados de la Facultad de Química y Farmacia de 1974; la Ley de la Cruzada Nacional de Alfabetización de 1962; la Ley General de Educación de 1990; y Ley de Educación Superior 1995-97. De todo esto deducimos que el servicio social es una devolución solidaria preprofesional de servicios a personas o comunidades desfavorecidas, por haber recibido una educación gratuita o subsidiada; aquí el problema es con la educación privada..., ya que los estudiantes pagaron y no recibieron subsidio del Estado.

En síntesis, sobre todo para muchos obsesionados por establecer vínculos interfunciones, podemos concluir: a) Puede haber algún grado de coordinación de agendas, pero las funciones tienen poco que ver entre sí. b) Un buen docente enseña lo que ha investigado, o un investigador puede enseñar lo que ha investigado; eventualmente una investigación puede tener relación con un proyecto comunitario; pero forzar estas relaciones en una locura. c) Cuando un académico se le asignan al menos dos de estas funciones, no termina haciendo ninguna bien. d) En cualquiera de las funciones sí debería haber una coherencia con la oferta académica y perfil institucional. e) Es un error presionar el desarrollo de estas funciones sin un marco de comprensión clara, sin financiamiento y sin el personal capacitado.
 

Tags:

  • universidad
  • educacion
  • docencia
  • investigacion

Lee también

Comentarios