Lo más visto

De lo sublime a la obscenidad

¿Cómo empoderar a nuestros niños cuando la AL desacata permanentemente las leyes que ella misma decreta...?
Enlace copiado
Juan Héctor Vidal / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Juan Héctor Vidal / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Tres eventos importantes marcaron la semana anterior: el inicio del año escolar, un aniversario más del Acuerdo de Paz y la expectativa sobre el TPS. Infortunadamente, como siempre, algo tuvo que ocurrir para opacarlos. En cuanto al primero, ¿no había otro medio para concitar el interés de la ciudadanía, para evitar el alto costo de movilizar a tantos estudiantes y entorpecer más el ya caótico tráfico vehicular con graves perjuicios económicos para los empleados y las empresas, mientras la economía familiar y nacional siguen empeorando?

Ni siquiera el anuncio de que en este ciclo se incluirá la asignatura de “Moral, Urbanidad y Cívica” pudo contener la rabia de muchos afectados. Quienes ya estamos en la tercera edad todavía recordamos y valoramos el significado de esas enseñanzas –que incluían, entre otros, el amor a la Patria, sus símbolos y a la naturaleza, el respeto a las leyes, a nuestros semejantes y a lo ajeno. La conducta de nuestros padres y maestros hacía más fácil entender y practicar estos valores. Pero también había terceros: nuestros dirigentes. No eran personas impolutas, pero ¿dónde están hoy en día esos guías inspiradores?

¿Cómo empoderar a nuestros niños cuando la AL desacata permanentemente las leyes que ella misma decreta, repudia el control constitucional y sus protagonistas son amenazados por raros especímenes políticos? ¿Qué ejemplo de respeto a la ley se les va a dar a niños inocentes cuando un ministerio de trabajo viola constantemente convenios internacionales y abandona a su suerte a trabajadores despedidos sin indemnización, mientras, irresponsable y arbitrariamente, ofrece remuneraciones que destruyen más empleo y ahuyentan la inversión? Todo el mundo sabe que esto solo responde a una práctica nefasta de cara a las elecciones.

Tampoco pretendamos forjar mentes sanas y comprometidas con el país con elecciones donde participarán personas medio analfabetas, strippers, candidatos blindados con juicios pendientes, y diputados y gobierno que protegen a prófugos de la justicia. Pero bienvenido el año escolar; ojalá que los niños sí tengan lo que demagógicamente les ofrece el gobierno, pero que también este pague a los pequeños y micro empresarios porque ya ha hecho quebrar a muchos, echando también a la calle a humildes trabajadores.

Y en cuanto al aniversario del Acuerdo de Paz, que no nos vengan con el cuento de la unidad nacional, porque el divisionismo está presente aun en las acciones arbitrarias del Ministerio de Trabajo. Tampoco jueguen con el TPS, ni traten de engañar con lo de Catar, porque esto significa expulsar ilusoria y deliberadamente más gente, a un país que, contrario a lo que dice el vocero gubernamental, culturalmente esta en las antípodas. Los estrategas gubernamentales deberían ser más inteligentes, porque con sus acciones deterioran más la ya gastada imagen del mandatario.

*****

PD. Gobierno asesino, “faro del FMLN”.

Lee también

Comentarios