De pensiones y probidades (I)

Nuevas “pensadas” de los genios de las finanzas públicas: por un lado, la discusión alrededor de cuánto debe pagar el Estado salvadoreño por utilizar los fondos del ahorro para las pensiones de su fuerza laboral, y por otro, qué se entiende por probidad según de qué lado del muro está el observador.
Enlace copiado
Enlace copiado


En el primer caso, los fondos de pensiones son eso exactamente: fondos para pagar pensiones; por tanto, no son fondos destinados a préstamos al gobierno sino que su finalidad es guardar e incrementar mayores cantidades individuales para el pago de las pensiones de los ahorrantes en dicho sistema y de manera eficiente pueden invertirse en operaciones financieras que les rente la máxima ganancia.

Tan meridianamente clara es la situación que no ha habido discusión alguna por parte de los entes gubernamentales.

Es de elemental justicia que se respete el derecho adquirido de los trabajadores que pertenecen al sistema de las administradoras de fondos de pensiones. El Órgano Ejecutivo ni nadie tiene la potestad de disponer de fondos ajenos de manera forzada, en nuestro actual sistema de apariencia democrática.

Partidos políticos, ya basta de aprovecharse del poder para estrangular más al pueblo cada día. Tengan honestidad para ver las atrocidades que llevan al ciudadano a la caótica situación económica mientras ofrecen ejemplos abundantes de despilfarro, actos de magia para desaparecer millones de dólares y cinismo paradigmático en la explicación de hechos que ofenden por la miseria que vive el pueblo.

[email protected]

Tags:

  • finanzas
  • pensiones
  • estado
  • partidos
  • préstamos

Lee también

Comentarios

Newsletter