Lo más visto

De pistolero a jinete para 2018

Hace un par de días, el diputado Ricardo Velásquez Parker por el partido ARENA subió un video a sus redes sociales, donde se muestra su figura en un escenario muy diferente al quehacer legislativo. Más allá de analizar aspectos estéticos de la producción del video, quiero presentar dos elementos que llamaron mi atención. Primero, los símbolos que utiliza el diputado para transmitir su mensaje a su público meta y segundo, el discurso político en base al escenario rural que intenta representar.
Enlace copiado
De pistolero a jinete para 2018

De pistolero a jinete para 2018

De pistolero a jinete para 2018

De pistolero a jinete para 2018

De pistolero a jinete para 2018

De pistolero a jinete para 2018

Enlace copiado
A un año de las elecciones legislativas, las campañas preelectorales ya se han puesto en marcha y transmitir un mensaje claro que represente el sentir del electorado es fundamental para ganar las elecciones. La utilización de imágenes, símbolos y discursos que representan el ideario imaginario de las personas es una de las técnicas más básicas del marketing político. Ponerse un par de botas, sombrero de buenas costuras y subirse a un pick up doble cabina quizás no representan el contexto real de la mayoría de las personas del departamento de La Libertad. Sin embargo, exalta ese ideal al que muchos aspiran, estimulando a su público a ser complaciente y desviar su atención de lo que realmente importa en un cargo de representación pública.

Por otra parte, el discurso político en base al escenario rural resalta aspectos emocionales y poco reflexivos. En este, se crea una representación de poder tradicional clara, donde un “yo” poseedor de una finca tengo mayor capacidad de representación en el Órgano Legislativo que cualquier otro que no la tenga. Sumado a esto, el tono victorioso de su discurso al mencionar que somos “gente con valores en la eterna lucha por llevar pan a la mesa”, deja entrever que todavía en pleno siglo XXI nos seguimos sintiendo orgullosos de que nuestra gente pase hambre y viva para trabajar en lugar de trabajar para vivir.

Además, es importante mencionar, que hace un par de semanas el diputado Parker también fue uno de los principales protagonistas en la presentación del informe del tercer año de Gobierno del Presidente Sánchez Cerén. Ese día fue captado con arma de fuego en pleno acto público, alegando que fue por motivos de seguridad. A pesar de que a muchos les indignó dicha acción, hubo personas que lo apoyaron. En mi opinión, cabe cuestionarse: ¿Cuáles podrían ser los motivos subyacentes que llevan a una persona a levantarse por la mañana, mirarse al espejo y decir: “Hoy llevaré y enseñaré un arma de fuego en un acto público?” ¿Es la búsqueda de una sensación de poder lo que hay detrás? ¿O es simplemente el reflejo de una sociedad desensibilizada que aplaude cualquier figura mesiánica violenta?

Lastimosamente, la política como show que vende tiene mayor aceptación que la política como profesión. El montar a caballo, ponerse un par de botas y usar un arma de fuego en público, por lo visto, es más relevante que un discurso fundamentado en propuestas. Las próximas campañas electorales para el 2018 solo mostrarán las preferencias de los ciudadanos en la vida política y lo poco que estamos dispuestos a exigir a nuestros funcionarios públicos.
 

Lee también

Comentarios