Lo más visto

Deben ponerse las pilas los partidos políticos

No cabe duda de que en nuestro país existen muchos técnicos, profesionales, empresarios, docentes y eminentes ciudadanos, inteligentes, honrados, previsores y con ideales progresistas que aman y desean la superación de esta querida tierra, que podrían ser candidatos a cargos de elección popular, pero desgraciadamente repudian la política partidista o desconocen qué es la política científica como doctrina y arte para la dirección de la cosa pública, no politiquería barata, sino dirigir patrióticamente, sin parcialismos partidarios y menos particulares o privados, con enfoques a favorecer a la colectividad, a la ciudadanía, al desarrollo de toda la nación.
Enlace copiado
Enlace copiado
Lograr este tipo de “estadistas” no es de la noche a la mañana, se requiere en gran parte haber estudiado “Ciencias Políticas”, en su verdadera dimensión, como base y principalmente poseer sentimiento de civismo y amor patrio, cumplir con disposiciones legales previamente analizadas, de acuerdo con los cargos que corresponden, a fin de hacerlas cumplir por el Tribunal Supremo Electoral para su respectiva inscripción como candidatos; por otra parte, los partidos políticos interesados en hacer ganar a sus líderes tendrían que estar dispuestos a prepararlos anticipadamente en los mencionados objetivos, incluso promover estudios a nivel universitario con los diversos centros existentes para la carrera en esta ciencia, de tal forma obtendrían más posibilidades de lanzar candidatos honrados debidamente preparados, así se pondrían las pilas para ganar legítimamente la voluntad de la población electoral.

Existe otra alternativa, incorporando a los programas educativos en sus diversos estratos, desde los estudios primarios hasta los superiores, temas de moral, cívica, derechos y deberes de los ciudadanos, análisis de programas de beneficio colectivos, salud, modales de comportamiento personal, respeto a las instituciones, leyes, a las ideas y así mismos, fines y obligaciones del Estado, de los gobiernos locales y nacionales, origen para la creación de leyes básicas, códigos, contenido de la Constitución Política que nos rigen, entre otros temas, según el grado, curso o año a estudiar, solo así podremos formar futuros gobernantes conscientes de su responsabilidad y una población capaz de seleccionar a sus representantes sin mayores equivocaciones ni arrepentimientos de ofrendar sus votos, como está sucediendo en la actualidad.

Las funciones fundamentales, según nuestra Constitución Política dice en su artículo 1, segundo inciso: “En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social”, no lo correspondiente al sector privado y el medio más idóneo es la educación, nadie puede negar que eliminaría la comisión de delitos desde el robo, el peculado, corrupción, impunidad, asesinatos, etcétera; por otra parte colaborar en el desarrollo técnico, científico, administrativo y productivo para salir de la pobreza y tener una vida digna toda la ciudadanía.

Se desconoce la existencia de muchos niños desde los más pobres hacia arriba que nacen precoces de cerebro, con inteligencia de gran potencial en diferentes disciplinas, medicina, química, matemáticas, física, la investigación, dotados en el arte de muchas áreas, etcétera, que generalmente solo se aprovechan cuando sus padres, parientes con recursos económicos y más de algún profesor o centro educativo se preocupan por apoyarlo a la superación, si bien un programa del MINED y la Universidad de El Salvador estimula estos casos, no es suficiente para la gran cantidad de estos niños y que serían el éxito del desarrollo de este país, incluso para dirigirnos con éxito. Por el momento solo cabe suplicar a los partidos cuidar de seleccionar candidatos idóneos para los cargos públicos con la verdadera capacidad, sean o no sus benefactores.
 

Tags:

  • civismo
  • partidos
  • candidatos
  • salud
  • educacion

Lee también

Comentarios