Dejar de improvisar... y no solo en el fútbol

El bono en la Corte Suprema de Justicia y el déficit que tiene para pagar gastos corrientes es una de las contradicciones más elocuentes del último tiempo. Sin embargo, el bono está aprobado y tristemente dudo mucho que alguien vaya a hacer algo serio para revertirlo.
Enlace copiado
Dejar de improvisar... y no solo en el fútbol

Dejar de improvisar... y no solo en el fútbol

Enlace copiado
Por eso, de lo que comentaré ahora será de la selecta, porque siento que es un ejemplo más “cercano” de la forma en la que se tratan las cosas en este país.<p>Cuando fue la crisis de las magistraturas en la CSJ muchas personas no se interesaron en comprender el meollo del problema, no querían entender o simplemente no sentían que fuera algo que les afectara directamente.</p><p>Sin embargo, en cuanto a la selección nacional, todos parecemos ser expertos (bueno, al menos la mayoría).</p><p>Las selecciones en este país han sido, desde que tengo uso de razón, un invento, algo sacado de la manga, sin proceso ni nada. Debo reconocer que en este último tiempo disfruto más la habilidad individual de varios de los jugadores, algo que no se veía desde hacía mucho tiempo. Siempre parecíamos tener un hombre salvador, Raúl Díaz Arce, Mauricio Cienfuegos, Memo Rivera, Guevara Mora, el “Pega” Dubón, Cheyo Quintanilla. Parecía que basábamos nuestra esperanza en un solo hombre.</p><p>Si refrescamos nombres, ahora hay varios que nos sorprenden, varios a quienes les ponemos fe de que no perderán el balón una vez llegue a sus pies. Como los hermanos Alas, Osael Romero, Isidro Gutiérrez, el mismo Cheyo que ha mostrado en sus últimas apariciones bastante de su técnica y Víctor Turcos y Fito Zelada que no han visto actividad en los últimos meses.</p><p>Entonces cuando uno ve estas figuras, ve que hay buenas piezas, que lo que falta es un buen jefe de orquesta, un buen plan, un buen seguimiento y estas son las carestías en todas partes, en el Gobierno, en los hospitales, en la mayoría de instituciones. Porque materia prima en este país hay, eso está demostrado, somos trabajadores, entregados, apasionados, pero parece que pasan los años y nos cuesta demasiado salir de los hoyos de siempre.</p><p>Los últimos dos partidos de la selección han sido eso, chispazos de personas de manera individual, que lograron hacer algo cuando armaron una buena jugada, pero con poca idea en el planteamiento. Mucho se ha hablado de si pusieron a jugadores en posiciones en las que no están acostumbrados o donde no depositan todo su potencial. Cuántas veces en el día a día los líderes de este país hacen lo mismo, tienen los talentos de las personas y no los saben administrar.</p><p>En este caso en particular, todavía hay una oportunidad importante para ganar el partido contra Costa Rica, que será extremadamente complicado, pero después de eso ¿qué vamos a tener? ¿Más improvisación? ¿Más gente tomando decisiones erradas o sacadas del hígado? Como en todo, lo que se necesita para lograr objetivos en el largo plazo es tener un plan, y que los egos de los que toman decisiones no interfieran. No estar inventando. Ojalá esto se haga cuando concluya esta parte del proceso. Particularmente no me gusta el juego del seleccionador, creo que inventa, que no conoce todo el talento de los jugadores, que no sabe qué cambios hacer y que se congela en momentos clave. Ojalá este mes le dé una mejor idea, porque tampoco es su total culpa llegar a medio proceso a tratar de salvar la orquesta que desarmaron los dirigentes. Como en todo.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter