Lo más visto

Dejemos trabajar a la Fiscalía

En las últimas semanas el trabajo de la Fiscalía General de la República (FGR) ha dado mucho de qué hablar, a raíz de investigaciones sin precedentes por supuestos casos de corrupción de personajes de alto perfil político y económico
Enlace copiado
Dejemos trabajar a la Fiscalía

Dejemos trabajar a la Fiscalía

Dejemos trabajar a la Fiscalía

Dejemos trabajar a la Fiscalía

Enlace copiado
En las últimas semanas el trabajo de la Fiscalía General de la República (FGR) ha dado mucho de qué hablar, a raíz de investigaciones sin precedentes por supuestos casos de corrupción de personajes de alto perfil político y económico, porque se empieza a ver luz en su funcionamiento, pues algunos de los reclamos que ha tenido en el pasado es que ha sido pasiva y que no ha tenido un rol protagónico en la persecución de los delitos de corrupción.

La FGR desempeña atribuciones muy importantes, pues es quien vela por los intereses del Estado y de la sociedad. Es clave para combatir la impunidad y la criminalidad que tanto afecta a la población, pues le corresponde el ejercicio de la acción penal y dirige la investigación del delito. Además, representa al Estado en toda clase de juicios, incluyendo los arbitrajes, así como en los contratos de adquisición de bienes inmuebles y en los de bienes muebles sujetos a licitación.

Tomando en cuenta el gran poder que el ordenamiento jurídico le otorga a la FGR, es de gran importancia que la persona encargada de dirigirla tenga la capacidad y los conocimientos jurídicos necesarios, pero además que sea recta, honesta y valiente, comprometida exclusivamente con la ley. El actual fiscal general de la República, quien fue elegido en enero de este año, está dando buenas señales de su trabajo, lo que se traduce en que está generando confianza y tiene el respaldo de importantes sectores tanto nacionales como internacionales, lo cual es positivo.

Es necesario dejar trabajar a la FGR. Se han dado los primeros pasos iniciando las investigaciones y promoviendo algunos de los procesos penales. El reto que tiene la FGR es que su labor sea estrictamente técnica y apegada a derecho y que los casos estén jurídicamente bien sustentados y con pruebas robustas. Asimismo, debe subrayarse la enorme responsabilidad que tienen los jueces de fallar conforme a derecho. De nada serviría si la FGR hace un buen trabajo y el juzgador no responde aplicando la justicia como debe ser, y por otro lado, si la FGR presenta un caso sin pruebas suficientes y con una investigación deficiente, los procesos no prosperarán.

Por otra parte, para que la FGR haga un mejor trabajo deben implementarse una serie de medidas para fortalecerla, tales como: ampliar el período del fiscal general que es de 3 años, lo cual implica reforma constitucional; realizar un diagnóstico de la institución, a fin de determinar con criterio técnico las áreas que necesitan mejorarse; en relación con la anterior, dotarla de mayores recursos, pues existen muchas limitaciones, por ejemplo, cada fiscal conoce un promedio de 358 casos; debe fortalecerse la carrera fiscal, para asegurarse que los fiscales sean idóneos y que se capaciten en dirección de la investigación y en criminalística, así como para depurar a los que actúen fuera de la ley; celebrar convenios institucionales de cooperación de conformidad con la Ley Orgánica de la FGR (art. 18, letra n), lo que podría servir para recibir asistencia técnica nacional e internacional, y por último aprovechar el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, pues contempla el fortalecimiento de la FGR.

Ya que en El Salvador, a pesar del clamor popular, no existe la voluntad política para que exista una Comisión Internacional contra la Impunidad o CICIES, dejemos trabajar a la FGR y trabajemos decididamente para fortalecerla, además de exigirle resultados; asimismo, el Órgano Judicial debe aplicar la ley con firmeza. Lo que esperamos muchos salvadoreños es que las instituciones funcionen y se combata la corrupción y la impunidad.

Lee también

Comentarios