Lo más visto

Más de Opinión

Del futuro de nuestros abogados

 
Enlace copiado
Abogado

Abogado

Enlace copiado

1. Conmemorando 177 años de fundada la Universidad de El Salvador (UES) en 1841 por el expresidente Juan Lindo, de origen hondureño, el rector Arias ha informado que anualmente se gradúan en la institución 6,000 académicos. Nos interesa saber cuántos son abogados; me atrevo a pensar que pueden ser 300 más los de las universidades privadas: un total de 500.

Como anillo al dedo: En El Noticiero Canal 6, 8 de la noche, 9 de marzo de 2018, está la información de que en el país hay 35,000 hombres de Leyes autorizados para ejercer la profesión. La Corte Suprema de Justicia es la única que puede dar información de cuántos abogados habemos.

Las graduaciones de los últimos tiempos son masivas, fenómeno que nació por decisión del rector Fabio Castillo Figueroa de los años 1967 a 1970; el rector reconoció su error algo pronto, pero nadie ha tratado de enmendarlo: los estudios eran de siete años, tres privados orales y tesis escrita y se rebajaron a cinco años. Raras veces aparecen comentarios como el que estoy haciendo ahora.

Desconocemos si actualmente la Corte Suprema de Justicia para autorizar el ejercicio de la profesión exige o no prueba escrita de haberse hecho práctica por dos años en materia penal y dos en lo civil o laboral en tribunales del país. Esas prácticas fueron de gran provecho para todos nosotros los estudiantes.

2. ¿Cómo eran los doctoramientos antes de 1970? Un ejemplo: En septiembre de 1966 nos doctoramos cuatro: Manuel Pacas Castro, Luis Reyes Santos, Roberto López Munguía y yo. Después de nosotros las graduaciones han sido masivas.

Por sabido tenemos: una gran población con pequeño territorio y nuestra gente dedicada a la agricultura. Volvemos a la pregunta, en qué se emplearán o dedicarán esos cientos de abogados. El gobierno abre anualmente oportunidades no más de 100 y la empresa privada unos 50.

3. En Europa en las primeras décadas de 1900 apareció publicado un interesante librito denominado “Demasiados abogados” de Calamandrei, en el cual se trataba el problema de la masificación ya existente en ese continente y también extensiva a todas las profesiones. Tuve un ejemplar pero por el terremoto de 1986 fue destruida mi pequeña biblioteca que tenía en mi bufete del Rubén Darío; recuerdo que en ese texto se había sugerido aliviar el mal suprimiendo por muchos años las clases de Derecho en las facultades de todas las universidades. No tengo información si en efecto hicieron lo anunciado. Ojo: José Ortega y Gasset escribió su famoso e ilustrador libro La Rebelión de las Masas.

4. ¿Qué se puede hacer en El Salvador?

Oigamos a docentes 100 % como Dr. Albino Tinetti y al exministro de Educación Dr. René Hernández Valiente, también exmagistrado de la Corte Suprema.

A lo largo del tiempo y en nuestra Facultad de Derecho, todo alumno a clase con saco y corbata, aunque, como siempre, hubo más de algún rebelde que se presentó en short y en “chancletas”, a quien se mencionaba como el Bachiller “Chancletas”. Esto ocurrió unos años después de 1955.

¡Pidamos al Creador que todos nuestros problemas se resuelvan favorablemente!

Lee también

Comentarios