Lo más visto

Más de Opinión

Del pánico al covid-19 al pánico financiero

No difundamos mensajes de cuentas trol o de origen desconocido.

Enlace copiado
Luis Membreño - Economista

Luis Membreño - Economista

Enlace copiado

El pánico es un mal consejero. Hemos pasado una etapa de pánico que en muchos casos todavía continúa, sobre el contagio del covid-19 y las consecuencias del mismo. En un principio se consideró que la pandemia era incontrolable, recuerdo aquellos números presentados en la cadena de radio y televisión del 21 de marzo del presidente Bukele en la que indicaba que al 20 de mayo iba a haber 3,145,728 salvadoreños contagiados porque cada tres días se duplicaba el número de contagiados y que dado que tenía una mortalidad de alrededor del 3 %, iba a haber casi 100,000 muertos para esa fecha. La realidad es que es una enfermedad contagiosa pero al 22 de septiembre (6 meses después del 21 de marzo) solo ha habido 27,954 salvadoreños contagiados, 819 fallecidos y 5,022 casos permanecen activos, según la página oficial del gobierno (www.covid19.gob.sv).

Siendo una persona que tuvo covid-19, que estuvo en una situación delicada y que todavía sigo con algunas secuelas de la enfermedad puedo dar fe que es una enfermedad que nos puede llevar a la muerte, pero que si se atiende desde los primeros síntomas con los medicamentos y cuidados adecuados, la gran mayoría de personas pueden sobrevivir. De ahí que no hay que tener pánico ante el covid-19, hay que ser rápidos para identificar los síntomas y hay que combatirlos desde un primer momento. Hay personas que por sus condiciones preexistentes y edad tienen que ser mucho más cuidadosas y evitar contagiarse al máximo.

En estos últimos días hemos conocido la renuncia de Nicolás Martínez al cargo de presidente del Banco Central de Reserva (BCR), han circulado varias explicaciones y especulaciones sobre su renuncia. En su lugar ha sido nombrado Douglas Pablo Rodríguez Fuentes, quien es contador público de profesión, como el nuevo presidente. Esperemos que esta persona tenga conocimientos sólidos en macroeconomía porque eso es lo que se requiere para ser presidente del BCR.
En la rumorología salvadoreña han circulado especulaciones sobre la falta de liquidez y quiebra de una AFP.

Una cuenta trol inició este rumor que es totalmente falso porque las dos AFP son sólidas, líquidas y por ley el fondo de pensiones es totalmente independiente de la empresa que lo administra. Es decir que está totalmente blindado. Adicionalmente han circulado rumores que se desdolarizará la economía por parte de este gobierno, que el gobierno utilizará la reserva de liquidez de los bancos y que los depósitos quedarán descubiertos, además que el gobierno está en quiebra y que entrará en impago.

Todas esas afirmaciones que se hacen tan a la ligera y que se comparten en las redes sociales como que fueran “palabra de Dios” son falsas hasta donde tenemos conocimiento y lo único que generan es un pánico financiero. Los salvadoreños tendemos a creer que todo está escondido y que los rumores son todos verdaderos. Aunque algunos rumores resultan ciertos en algunos casos, en la mayoría de casos son falsos, infundados, esparcidos con malas intenciones o en el mejor de los casos por desconocimiento de las cifras reales.

El problema de los pánicos financieros es que lo que no es problema puede pasar a ser un problema. He recibido comunicaciones de varias personas preocupadas por sus depósitos porque el gobierno emitió $645.8 millones en CETES y que fueron comprados por bancos y otras instituciones financieras, además de inversionistas particulares. Los depósitos han crecido al 12 % hasta agosto de 2020 y los préstamos han crecido a 3 % por lo que la liquidez en los bancos es alta y no se necesita la reserva de liquidez para comprar CETES. La reserva de liquidez a pesar de haberse reducido por ley a 9.9 % de los depósitos, los bancos son muy cautos y mantienen casi el doble de eso.

Mi mensaje es hay que ser más analíticos con los rumores que recibimos y no prestarnos al pánico que se quiere infundir por personas inescrupulosas que tienen intenciones desconocidas pero que pueden generar un gran daño a las instituciones de nuestro país. No difundamos mensajes de cuentas trol o de origen desconocido solo porque llegan a nuestro teléfono o a nuestras redes sociales y evitemos agregar al pánico del covid el pánico financiero a nuestras vidas.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines