Lo más visto

Más de Opinión

Del tatuaje de Nacho al presidente Bush

Enlace copiado
Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

De nuevo ha ocurrido el milagro de la Teletón para completar la meta y seguir apoyando a través de FUNTER a las familias con hijos e hijas que necesitan un cuidado especial. Entre los personajes que fueron invitados estuvo Nacho, del exdúo "Chino y Nacho", famosos por la romántica canción que lleva un video con creativas formas de pedirle el novio la mano a la novia para casarse: "Andas en mi cabeza /Nena a todas horas /...(No paro de pensarte)/Porque me la paso imaginando que.../Contigo me casé/...". Creo que, desde esa canción, varias generaciones de parejas de enamorados han buscado innovadoras y creativas maneras a la hora de hacer la pregunta: "Te casas conmigo?"

En días pasados también supimos de la muerte a los 94 años del expresidente de los Estados Unidos George H. W. Bush, meses después de haber perdido a su amada esposa, Barbara, con quien llegó a cumplir en enero de este año el aniversario de bodas número 73 (celebración ocurrida antes que ella muriera en abril, a los 92 años). De su relación se habla de su compañerismo, complicidad, amistad, admiración y gran lealtad mutua. La señora Bush compartía con su marido un amor profundo por su familia y por su patria. Me parece que los dos compartían lo que se llama el "amor inteligente".

Efectivamente, el término existe y lo explica en su libro del mismo nombre el psiquiatra y director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas, Dr. Enrique Rojas, con estas palabras: "El ser humano siempre quiere más. Por eso, el conocimiento de lo que es el amor le va llevando hacia lo mejor. Tira, empuja, se ve arrastrado por su fuerza y belleza. El amor es lo más importante de la vida, su principal guion. Lo expresaría de forma más rotunda: yo necesito a alguien para compartir mi existencia... El amor es extender el Yo hacia el Tú, para formar un Nosotros. Queda asimilada la otra persona. Por eso enamorarse es enajenarse, hacerse ajeno, formar una unidad más espaciosa y profunda. El amor auténtico hace a la persona más completa".

Al describir el amor inteligente, el psiquiatra afirma que este "debe estar tejido de corazón y cabeza, pero unidos ambos por el puente de la espiritualidad. Necesita de unos sentimientos con una cierta madurez y, al mismo tiempo, la participación de criterios lógico-racionales. El amor auténtico consiste en una pasión inteligente... ¿Qué debemos entender por espiritualidad? La capacidad para mirar más allá de lo que se ve y se toca". Es decir, trascender, buscar lo eterno, lo que perdura, porque detrás de la trascendencia tejida de espiritualidad se descubre a Dios. Y se comienza una "travesía de perfección a pesar de las limitaciones propias de la condición humana. Hay una ilusión de llegar algún un día a la cima, donde el amor humano se hace divino y viceversa".

Por eso no basta una pedida de mano romántica, sino que la magia ha de seguir por muchos años, como los Bush: "Una vez casados, ¿quién va a seguir siendo novio o novia? La magia, la fantasía, el saber sorprender al otro con algo agradable, el cultivo de la ternura y de los mejores modales... implica que las relaciones íntimas tienen que verse envueltas por ese halo enigmático y cuidadoso, que se puede llamar ingeniería del trato y del contacto personal. En otras palabras, las cosas pequeñas positivas y el trato delicado son el combustible que hay que quemar para que arda con cierto vigor el amor conyugal".

Tags:

  • Teletón
  • George H.W. Bush
  • amor inteligente

Lee también

Comentarios