Lo más visto

Del voto en el exterior

Enlace copiado
Del voto en el exterior

Del voto en el exterior

Del voto en el exterior

Del voto en el exterior

Enlace copiado
Las elecciones de 2014 tendrán la novedad de contar con el voto del salvadoreño residente en el extranjero. Este voto no había sido visto con el potencial que tiene de elegir presidente (más de 3 millones). Los partidos que busquen este voto tendrán que hacer una inversión fuerte, pues el candidato y su equipo de campaña tendrán que desplazarse a diferentes lugares.

La migración de salvadoreños siempre ha sido vista como el efecto de problemas estructurales, porque tiene en la base la ausencia de oportunidades de trabajo. El conflicto de los años ochenta desbordó el abandono masivo de salvadoreños.

Estados Unidos de América, Canadá y Australia, en aquellos años, abrieron espacios a los salvadoreños bajo programas especiales de migración y trabajo. Los flujos migratorios hacia Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Nueva York, Nueva Jersey, Calgary, Canadá, Sidney, Australia, etcétera, se fortalecieron.

Hoy día ya se habla de un importante sector de salvadoreños-americanos, con voz que se escucha a los dos lados de nuestras fronteras, con potencial de influir tanto aquí como en sus lugares de residencia. Según informaciones oficiales, solamente en Estados Unidos viven más de 3.5 millones de salvadoreños, sin contar con los que despectivamente son llamados “mojados”.

La apertura del voto a los salvadoreños que residen en el exterior es un acto de justicia a su dignidad, a la nacionalidad salvadoreña. También es un acto de justicia política. El Estado en virtud del “jus sanguinis” rescata, reintegra a su tejido social que tiene en la base a todos los salvadoreños que por diversas razones y en distintos tiempos se vieron obligados a irse del país, dejando en él nostálgicos recuerdos y añoranzas afectivas.

Sabemos que la acción y facultad de migrar es un derecho humano consustancial a la naturaleza humana, pues el hombre como creatura destinada a habitar la tierra tiene el derecho de buscar espacios que le permitan condiciones de vida para él y para su familia. También es de todos conocido que los Estados tienen el derecho soberano de regular la migración e inmigración, tanto de propios como de extranjeros, pero esto no desnaturaliza al derecho humano natural.

En el caso de El Salvador, el migrante tiene algunas particularidades que lo identifican en algunos casos como desplazados y en otros como refugiados, en otros como pariente que ha sido pedido por parientes ya residentes, estudiantes que al graduarse consiguieron quedarse, otros que por haber nacido en tierra extranjera adquieren por el “Jus Soli” la nacionalidad. Y finalmente se agregan los “sin papeles” que no por esto dejan de ser salvadoreños.

El salvadoreño residente en el exterior sin importar su personal statu quo debe reivindicar más derechos que les están siendo negados y que tienen que ver con el tratamiento que reciben de parte de algunos funcionarios consulares, agencias de viajes, funcionarios de migración y de algunos “courier” y de aquellos que financian la aventura migratoria ilegal, con intereses abusivos, etcétera.

La aprobación del voto en el extranjero es un acto soberano del Estado, que proclama la validez del principio de igualdad de derechos entre los salvadoreños, da soporte a la nacionalidad, estimula al patriotismo y fortalece los sentimientos de pertenencia entre el salvadoreño y el país. De igual manera le permite mantener los lazos de solidaridad.

Tags:

  • migracion
  • abrieron espacios
  • programas especiales

Lee también

Comentarios