Democracia Representativa o Directa

Expresidente de ANEP, ASI y AVESDe todos es conocida la intención del FMLN de no aceptar la actual Constitución de la República.
Enlace copiado
Democracia Representativa o Directa

Democracia Representativa o Directa

Enlace copiado

Contrasta esto con que una condición de los Acuerdos de Paz, firmados hace más de 25 años, es que las partes aceptaron, incluyendo al FMLN, que la actual Constitución de la República era el entendimiento político, social y cultural entre todos los salvadoreños y que en todo caso, en caso de que alguna parte no estuviera de acuerdo en el futuro, la Constitución incluía su propia forma de cambiarla.

Sin embargo, con su reciente propuesta para la próxima legislatura, el FMLN ha decidido ignorar los Acuerdos de Paz. Su intención es que se cambie la Constitución, para que la “Democracia Representativa” desaparezca y que se vuelva “Directa”. Pero más desconcertante aún, que la forma como se cambie en el futuro sea por la Consulta Popular o Plebiscito; lo cual es contradictorio con los Acuerdos de Paz.

Muchos son los argumentos para sostener que la Democracia Directa es mejor que la Representativa, pues en su esencia, resulta difícil contra argumentar que lo mejor es que el pueblo elija directamente y no a representantes, que luego tomen las decisiones en representación de ellos. Sin embargo, basta decir que en el mundo entero, solo Suiza tiene una Democracia Directa, lo que demuestra que la Democracia Representativa es la más conveniente; aunque por supuesto aceptando la realidad de que no hay un sistema político perfecto y tampoco un tipo de democracia ideal.

En todo caso, el hecho que solo existe en Suiza y en alguna medida en los países más cultos de Europa, lo que evidencia es que antes de proponer el que se adopte un sistema de Consulta Popular, lo que debe buscarse en la población es el perfeccionamiento de los valores éticos, las libertades civiles, la eficiencia del gobierno, la participación y cultura política y evaluar: si las elecciones son libres y justas, la seguridad de los votantes, la influencia en el electorado del gobierno o cualquier grupo de poder y la capacidad de las instituciones del Estado de implementar políticas; independientemente de la influencia de los partidos políticos existentes.

Luego, el que el FMLN incluya como propuesta legislativa un cambio de sistema democrático, haciendo caso omiso de argumentar lo que han contribuido o van a contribuir para mejorar los índices de las condiciones económicas, sociales y culturales anteriormente mencionadas, es como una dispersión para que el diálogo nacional no se centre en lo que realmente conviene al país y evitar que se hagan planteamientos sobre lo que el país verdaderamente necesita.

Antes de cambiar el sistema democrático, lo que nuestro país requiere es incrementar los índices de los valores anteriormente mencionados y por sobre todo el tener la garantía que el gobierno de turno y los partidos políticos van a velar porque estos se mejoren.

En las lecturas de la misa del próximo domingo, el profeta Elí aconseja al joven Samuel que, al escuchar el llamado de Dios, su respuesta sea: “Habla, Señor; tu siervo te escucha”.

Habiendo recibido la triste noticia sobre la suspensión del TPS, lo que el FMLN debía de estar haciendo no es estar proponiendo cambio sobre cosas que ya fueron acordadas, sino más bien, debiera estar escuchando al pueblo salvadoreño y sobre todo preguntándole: “¿Qué quieren que haga?”

Lee también

Comentarios

Newsletter