Lo más visto

Más de Opinión

Democracia fracturada

Enlace copiado
Rafael Castellanos - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Sabíamos que Bukele iba tras el poder total, desde el 9F, y que ahora con su Asamblea en mayoría absoluta, tendría su fiscal y magistrados de la CSJ al terminar sus períodos.

Pero no se esperaba que el primer día de funciones de la nueva Asamblea, él y sus diputados atacaran la democracia a la yugular, sin contemplaciones, pasando sobre la ley y la Constitución, con ilegalidades de forma y de fondo como expresó clara y serenamente el diputado Portillo Cuadra, causas que invalidan lo hecho y la legitimidad de los funcionarios electos irregularmente.

Pero ¿quién puede hacer cumplir la ley? Nadie. Eliminó en unas horas los balances de poder que quedaban.

Los funcionarios destituidos ilegalmente facilitaron la toma del poder poniendo sus renuncias rápidamente. Algunos los acusan de falta de coraje, de no haber dado la batalla y... aunque hay algo de razón en los señalamientos, no es fácil oponerse a un dictador que tiene todos los poderes, en que la PNC y el ejército actúan como su guardia pretoriana y el presidente ha demostrado que ataca rápido y con furia a quienes considera incómodos o peor, sus enemigos, no es fácil juzgarlos.

Al atroz ataque a la democracia reaccionaron casi unánimemente las instituciones respetables de la sociedad civil condenando terminantemente los hechos, abogando por la democracia y las libertades, llamando a la unidad civil para servir de muro de contención a la dictadura y cada cual a su modo agregando algo propio de valor a su postura. De igual manera reaccionó la prensa internacional destacando su condena a la ruta dictatorial que ha tomado Bukele.

Nuestro aliado más importante, Estados Unidos de América, ha manifestado su preocupación por el Estado de derecho en El Salvador por medio de sus autoridades del más alto nivel: senadores, congresistas, el secretario de Estado, Antony Blinken, y la vicepresidente Kamala Harris. Todos han emitido declaraciones fuertes de condena, algunos funcionarios declaran que Estados Unidos solamente debe enviar ayuda a los países que respetan el Estado de derecho, algunos han exhortado al presidente reconsiderar y mantenerse en democracia, amenazando sutilmente con sanciones económicas y haciendo recordar que ellos pueden influir en las decisiones del FMI con quien el gobierno conversa para un crédito que lo salve del impago.

Está comprobado que al señor Bukele le importa un comino el respeto a la ley y las críticas de la prensa internacional. Ahora ha ido un paso más lejos y a las autoridades de EUA le envió un mensaje Bukeliano, "no es de su incumbencia".

Casi inmediatamente apareció el presidente de la Asamblea retratado con la embajadora de China como mandando un mensaje "aquí está mi alternativa de dinero". ¿Realmente está dispuesto a ese paso geopolítico con tanto en juego, o está en otra jugada del Gambito Chino?

La embajada china afirma su neutralidad y respeto por las decisiones soberanas de los países, cautelosos como siempre.

Muchos se preguntan si China iría más allá. Las opiniones prevalecientes son que China no iría a un conflicto geopolítico por El Salvador. Pero igual puede repetir la fórmula seguida en otros países, repartir muchos millones oscuramente, dar empréstitos enormes que ahogan eventualmente al acreedor y quedarse con propiedades valiosas estratégicamente para ellos sin ir a ningún conflicto.

Algunos albergan la esperanza de que EUA nos resuelva el problema, pero este ha demostrado poca eficacia en resolver con dictadores latinoamericanos.

A la larga es algo que corresponde a los salvadoreños.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines