Lo más visto

Demócratas versus autócratas

Se trata de una alianza de autócratas, se expresen o no con lenguaje de izquierda o derecha dentro de ella.
Enlace copiado
Demócratas versus autócratas

Demócratas versus autócratas

Enlace copiado
<p>[email protected]</p><p></p><p>Lo que ha venido aconteciendo en contra de la Sala de lo Constitucional muestra que, al menos en estos momentos históricos, la lucha no es de derecha e izquierda, sino de demócratas contra autócratas. También es una lucha entre los que todavía creen en la decencia y la probidad, contra los que transpiran indecencia y están untados de corrupción.</p><p>El comportamiento político de algunos dirigentes denominados de izquierda dentro del FMLN, especialmente del Partido Comunista, ya nada tiene que ver con la izquierda, y menos con la democracia, se llame esta representativa o participativa. ¿Cómo entender su alianza con la derecha más viciada y torcida? No se trata de una alianza táctica o estratégica para sumar correlación de fuerzas en aras de un proyecto político reformista o revolucionario, donde se usa al aliado. Al contrario, el problema de esta alianza es que esos pocos dirigentes han sido asimilados, en cuerpo y alma, por los vicios y torceduras de esa derecha. Se comportan de manera semejante, usan sus mismas triquiñuelas, toman las mismas poses prepotentes, se mueven en la opacidad, les incomoda la democracia y la participación ciudadana, desean ser tan ricos como ellos. En fin, la alianza ha favorecido un fenómeno de mimetismo político.</p><p> ¿Cómo entender también su permanente intento de control institucional para garantizar y ampliar sus recién estrenados y fructíferos negocios, especialmente en el campo estratégico de la energía? Ello no tiene nada que ver con la idea leninista de contar con poder económico para garantizar el proyecto político revolucionario. Tiene que ver con el más conservador afán de lucro, con el deseo de sustituir clase empresarial dominante por otra clase empresarial dominante, y por supuesto, con el buen vivir que proporciona la fortuna.</p><p>Se trata de una alianza de autócratas, se expresen o no con lenguaje de izquierda o derecha dentro de ella. Se trata de un proyecto autócrata, la añoranza a un régimen donde un grupo de personas o persona (como el caso del Emperador) ejerce por sí solo la autoridad suprema de un Estado; un sistema político donde las mismas personas o grupos tienen el control del Ejecutivo, Legislativo y Judicial, tal como lo buscan los actuales dirigentes políticos al intentar destruir la actual Sala de lo Constitucional.</p><p>Se trata de un revoltijo de autócratas, donde unos persiguen control institucional absoluto para encubrir sus actos de corrupción y neutralizar acciones judiciales en su contra, donde otros quieren venganza, mientras otros buscan poder político para mantener y ampliar su recién creado poder económico, y otros andan tras una combinación de todos ellos. No se trata de una mezcla política coyuntural con fines limitados, sino de un “proyecto político” de corte autoritario y de mayor alcance, donde convergen intereses de protección y mantenimiento de la impunidad, intereses de enriquecimiento personal, búsqueda de poder económico con envoltorio progresista o revolucionario, uso del poder del Estado en provecho de grupos o individuos particulares, etcétera. Ahí está el espejo nicaragüense para ver esto mejor reflejado.</p><p>Es por tanto momento histórico de lucha de demócratas contra autócratas. Entre aquellos que todavía creemos que los Acuerdos de Paz abrieron espacios para la democracia, y que el país ha ido avanzando poco a poco y con dificultades hacia su consolidación, y aquellos que creen que se ha ido muy lejos en democracia, que su avance atenta contra sus intereses, y que es por tanto momento de ponerle freno, y girar hacia un autoritarismo con ropaje democrático.</p><p>No es justo, ni para el FMLN ni para el país, que los intereses conservadores de un grupo de dirigentes del Partido Comunista nos lleven por esas escabrosas y arriesgadas rutas del autoritarismo. No es justo que dentro del FMLN se haya dejado tanta sangre derramada en su lucha contra el autoritarismo, para ahora encaminarse hacia él. ¿Dónde están los miembros de las FPL que aún conservan convicciones, valores y principios? ¿Dónde quieren estar? ¿Del lado de los demócratas, o del lado de los autócratas que los llevan al despeñadero?</p><p></p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios