Lo más visto

Desacuerdos

El próximo año se cumplirán 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz (16 de enero de 1992), enmarcada por un clima optimista, en donde realizaron un diálogo conciliador el mandatario de la época, Alfredo Cristiani, su representación gubernamental; una comisión negociadora del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); la Organización de Naciones Unidas y países amigos, como México.
Enlace copiado
Desacuerdos

Desacuerdos

Desacuerdos

Desacuerdos

Enlace copiado
Pero muchos se preguntan ¿por qué no se materializaron algunas expectativas en esa gran oportunidad de cambiar muchas cosas en el país, ante el costo del conflicto, más de 75,000 muertos y pérdidas millonarias en lo económico?

La tarea de reconstrucción fue enorme y ralentizó los planes de desarrollo; aun así, se pusieron en marcha proyectos importantes. En ese periodo de Cristiani se estabilizaron las finanzas, redújose una arrastrada morosidad derivada del conflicto y Estados Unidos y Canadá otorgaron condonación de deuda. El presidente sucesor, Armando Calderón Sol, prosiguió la tarea de sacar a flote el país.

Pero, continuando las interrogantes de inicio, ¿por qué no se aprovechó la coyuntura del momento, la atención internacional y un presupuesto para los Acuerdos, con sello de inmediatez? El aporte interno fue de $1,617 millones y la cooperación foránea asignó $760.70 millones. Tal vez no suficientes para tanta destrucción, pero manejados con transparencia y orden de prioridades se hubieran sentado sólidas bases para avanzar más de prisa en el futuro.

La culpabilidad achacada al pasado ya no “pega”. Los mandatarios de los últimos años incrementaron sus desaciertos; aún más, los pregonadores de una política de cambios sociales desilusionaron a la población.

Con muchos elementos a favor, los Acuerdos de Paz (en parte desacuerdos hasta nuestros días) no dieron los resultados esperados. Por ejemplo: ¿por qué se permitió la inserción de elementos de cuerpos militares y guerrilleros en la naciente Policía Nacional Civil? No fue válido alegar urgencia. Una Policía sin lazos con el pasado hubiera proyectado mayor confianza y credibilidad. Hubo manipulación de documentos de parte de interesados en ingresar. Asimismo, aprovechando los pactos y el momento ideal, se hubieran creado leyes en beneficio de todos los excombatientes, especialmente lisiados, con articulados detallados, equitativos y sin ambigüedades. A estas alturas, no hay un censo confiable, real e incluyente.

Por su relación con el tema, dos observaciones. Demasiado se han extendido las discusiones sobre extraditar militares, solicitados por tribunales españoles. La juridicidad nuestra no hace viable tal pretensión. Amnistía, que significa perdón, detalla: “Derogación retroactiva de la consideración de un acto como delito, que conlleva la anulación de la correspondiente pena”.

No confundir con indulto, en el cual solo se anula la pena. La segunda observación consiste en recelar del incremento de la Fuerza Armada con reservistas.

Hoy tenemos cuatro colectivos armados: la Policía Nacional Civil, el Ejército, la seguridad privada y los grupos delincuenciales (que se pueden ocultar para organizarse y generar engañosas estadísticas). También la población civil compra armamento.

¿Tantas armas activadas no serán un riesgo en el futuro?

Tags:

  • acuerdos de paz
  • fmln
  • pnc
  • excombatientes
  • amnistia

Lee también

Comentarios