Lo más visto

Más de Opinión

Desbloqueando el potencial económico de Centroamérica

Enlace copiado
Alberto Arene

Alberto Arene

Enlace copiado

La reconocida consultora estratégica global McKinsey & Company –focalizada en resolver problemas de administración estratégica– acaba de publicar su informe "Desbloqueando el potencial económico de Centroamérica y el Caribe". Después de reconocer que entre 2012 y 2017 esas economías crecieron a un ritmo promedio anual del 4 %, mayor que el registrado por América Latina y la mayor parte de las economías más desarrolladas, analiza cada país distinguiendo entre las economías "estrella" (Costa Rica, Panamá y República Dominicana), "emergente" (Belice), "quedándose atrás" (varias pequeñas economías del Caribe) y las "rezagadas" (el CA-4 liderado por El Salvador). A continuación retomamos los factores de éxito de los países "estrella" y los problemas y desafíos a resolver para salir de la condición de "quedándose atrás" y "rezagados", para enfrentar mejor las siete tendencias que más afectarán el crecimiento económico de la región.

Los factores clave del éxito de los países estrella son: rápido aumento de la productividad (representando más de 60 % del crecimiento del PIB desde 2012, creciendo a más del 3 % por año), altos niveles de inversión (30 % del PIB, posibilitando un crecimiento anual del PIB de más del 7 %) y un modelo de crecimiento centrado en el crecimiento de los servicios (5 % de crecimiento medio anual, representando casi dos tercios de la economía, evitando los efectos de las caídas de los precios de las commodities).

Los problemas y desafíos de las economías "quedándose atrás" y "rezagadas" son estancado crecimiento de la productividad (0.5 % de crecimiento promedio), alta dependencia de commodities y bajo nivel de inversiones (18 % del PIB).

El crecimiento de las economías centroamericanas y del Caribe (CAC) se explica también por el alto consumo de los hogares financiado por remesas familiares (11 % del PIB, mucho mayor en El Salvador) y por estabilidad macroeconómica (a excepción de El Salvador con 23 % de déficit comercial, 3.8 % de déficit fiscal y más de 73 % de deuda pública respecto al PIB al concluir 2019. Datos no incluidos en el informe que reflejan la mayor fragilidad de la economía salvadoreña, aún más en los próximos años con el cierre de la válvula histórica de escape de las migraciones y remesas).

Este crecimiento, bajo en el caso de los países "rezagados" del CA-4, podría verse afectado por las siguientes tendencias globales y regionales que están cambiando las dinámicas de la oferta y demanda:

1. Tasas decrecientes de fertilidad: la caída de la tasa de crecimiento de la población en edad de trabajar afectará la capacidad de las economías de crecer, requiriéndose mayores esfuerzos para aumentar la productividad.

2. La revolución digital: no obstante su aumento en la productividad, genera un riesgo latente de desplazamiento laboral. Oportunidad de transformar la productividad del gobierno, y la reinvención de sus interacciones con los ciudadanos y los negocios.

3. Sofisticación de la demanda global: con un sector exportador basado en un bajo valor agregado de productos y servicios, mientras los más grandes y dinámicos sectores de los países de CAC se ven afectados por un cambio en la demanda hacia bienes y servicios más sofisticados. La mayor parte de los países deben luchar por encontrar oportunidades para la diversificación, incluyendo una importante transformación de la calidad de la educación, lo que permitirá construir el capital humano requerido para conocer las necesidades de la nueva demanda.

4. Abrumadora inseguridad: el crimen y el sentimiento de inseguridad alcanzaron niveles epidémicos, mientras El Salvador y Honduras experimentaron tasas de homicidios similares a las de zonas de guerras, disminuyendo dramáticamente en los últimos años.

5. Creciente deuda pública: las crecientes presiones de gasto público y altos niveles de deuda del gobierno están reduciendo los recursos alrededor del mundo. La vulnerabilidad de la deuda pública es prioridad.

6. Rápida urbanización: 77 % de la población de CAC vivirá en ciudades en 2030, pero la infraestructura no ha acompañado este rápido crecimiento, siendo el cierre de esta brecha uno de los desafíos claves.

7. Diversificación del mercado: las economías siguen siendo altamente dependientes de la economía de Estados Unidos y sus sectores exportadores de pocas commodities y de productos de bajo valor agregado. Con 40 % de los tratados de libre comercio firmados en Latinoamérica, la región tiene un gran potencial para la integración comercial con mercados globales de rápido crecimiento.

Tags:

  • Centroamérica y el Caribe
  • economías
  • PIB
  • remesas
  • revolución digital
  • inseguridad
  • deuda pública

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines