Lo más visto

Despierten: ¡Crisis en el café!

Enlace copiado
Enlace copiado
El café despierta y mantiene alerta a quien lo bebe. Le ayuda a concentrarse y a enfrentar los retos diarios. Por eso me parece irónico que el gremio cafetalero, desde el Gobierno hasta los caficultores, estén tan dormidos en estos momentos. Los retos son grandes: el cambio climático, la roya, los bajos precios internacionales, la delincuencia, entre otros. Ante estas adversidades deberíamos andar más despiertos que nunca.

En artículo anterior manifesté los devastadores efectos de la roya en la calidad de nuestro café, a corto plazo, pues la roya detuvo la maduración del grano, y a largo plazo porque muchos caficultores ya no producirán las variedades especiales que nos han dado fama mundial (Borbón y Pacamara, por ejemplo), pues son susceptibles a la roya. Las sustituirán por variedades de baja calidad, pero resistentes y más productivas. Pero el impacto más aflictivo es sobre nuestra economía. El café es nuestro principal producto de exportación. En 2012, los ingresos por exportaciones de café bajaron más del 40% con respecto a 2011, debido al temporal que azotó al país. Este año y el próximo, esa cifra seguirá bajando. Basta ver la cantidad de café verde, seco e inmaduro que está entrando a los beneficios, para darse cuenta de que la cosecha actual será desastrosa. Y se prevé que en 2013-2014, la cosecha baje un 40% más.

¿Cómo es posible que las autoridades tengan una actitud pasiva ante esta grave situación? ¿No han hablado con los productores? ¿No han visto nuestro bosque cafetalero, antes frondoso, ahora hecho un chirivisco o ya recepado? A veces los cafetaleros tenemos ese defecto: no nos gusta hablar de lo mal que nos va. Y no ponemos los pies en la tierra para atacar los problemas a tiempo y de frente.

El hecho es que muchos productores no lograrán cumplir sus compromisos este año. ¿Cómo va a recuperar su finca un caficultor que no podrá costearse los fungicidas, además de los abonos, ni pagar los trabajos de rutina? ¿Cómo sobrevivirá la caficultura salvadoreña bajo condiciones insostenibles y poco rentables? Y aunque se renueven los cafetales, estos producirán hasta en dos o tres años. Los fungicidas tampoco son garantía. La roya también le pegó a plantas bien preparadas. En conclusión, la caficultura necesita un apoyo adicional para sobrevivir.

Preocupa que desde el inicio de este agresivo ataque de roya, el Gobierno minimizó la situación y no tomó las medidas necesarias para atacar un problema tan agresivo. Y lo peor es que a estas alturas aún no está actuando de manera contundente. El Gobierno de Colombia desde octubre de 2012 anunció una asignación de 16 millones de dólares para respaldar a los caficultores ante los precios bajos, las lluvias y la roya. Y en República Dominicana hay un plan anunciado desde 2012 para la recuperación total de los cafetales.

¿Hasta cuándo esperará nuestro gobierno para auxiliar a la caficultura, que dicho sea de paso le genera ingresos por los impuestos, y riqueza a nuestro país? ¿Hasta que no haya remedio?

Creo que definitivamente hay muchos dormidos en el mundo del café, y en el ámbito económico nacional. Les sugiero tomarse una taza bien cargada de café salvadoreño. Quizás así se den cuenta de su valor. Y quizás así, aunque tarde, despierten y actúen para salvar nuestra caficultura.

Tags:

  • Crisis
  • café
  • exportaciones

Lee también

Comentarios