Detrás de las luces y las pantallas

Es periodo eleccionario y aflora la exposición de personas, convertidas en personajes, que aspiran, mediante su candidatura, lograr el anhelado peldaño en la Asamblea Legislativa, en el PARLACEN, o la “Silla Edilicia”.
Enlace copiado
Detrás de las luces y las pantallas

Detrás de las luces y las pantallas

Detrás de las luces y las pantallas

Detrás de las luces y las pantallas

Enlace copiado
Establecida está la organización de la forma de gobernar, tanto de uno de los poderes del Estado, como del gobierno municipal. Esa debe de ser la primera información que debe de ser entregada a los ciudadanos salvadoreños.

El conocimiento para entender la razón por la cual va a salir a votar el 1.º de marzo de 2015. El votante tiene derecho a saber por qué va emitir el sufragio del voto, a entender qué tipo de decisiones se toman en lo legislativo, y cómo les impactan esas en sus vidas, a comprender las bases sobre las cuales gobierna un alcalde y su concejo. También tiene que conocer cuáles son sus derechos en cuanto a su relación con los diputados de la Asamblea, alcaldes y los diputados del PARLACEN.

Una vez que entienda esos temas, básicos, entonces sabrá decidir por quién y quiénes votar, en las tres elecciones. Lo importante es comprender qué es lo que se va a gobernar y cómo es que se gobierna, cuáles son los beneficios que obtiene de todo eso.

Por ello es que es responsabilidad del ciudadano conocer a la persona que se postula como candidato a ser diputado y/o alcalde(sa), desde la dimensión de su capacidad para ocupar el cargo.

A eso le llaman un candidato competente, que reúne, tanto los requisitos que exige el cargo, como las cualidades para desempeñarlo. Es importante saber ir quitando todo ese “ruido” de la campaña proselitista partidaria, colores, banderas, eslóganes, música, shows, campañas publicitarias, para dejar solo a la persona, su perfil profesional, su capacidad de trabajo, si reúne las capacidades y competencias del cargo, y, por sobre todo, si es un ciudadano ejemplar.

Detrás de las luces y las pantallas, que son parte de las herramientas mediáticas de las cuales se valen los candidatos que aspiran a ser electos, estamos los salvadoreños que coexistimos con la vida política. Los que nos esforzamos todos los días por salir adelante, los que convivimos con las leyes de la república, con las ordenanzas municipales, con las decisiones que toman las personas que elegimos para que nos gobiernen.

Los ciudadanos no estamos ajenos a lo que ocurre en el seno legislativo, ni en los gobiernos municipales, ni debemos estarlo, ya que somos partícipes de las consecuencias que se deriven de las leyes o disposiciones que se aprueben. Después de todo, los temas que se llevan a discusión en la Asamblea Legislativa son originados en los problemas de los salvadoreños y la resolución de los mismos debe ser favorable a ellos.

De igual forma lo que se discute y aprueba en las alcaldías municipales es de interés de la comunidad que representan. Cada uno de los candidatos se va a convertir en figura pública después de resultar electo, y es un representante de quienes votaron y no votaron por él o ella; ocupa el cargo para desempeñar las funciones y acciones por las cuales será demandado por la población, a favor o en contra.

Detrás de las luces y las pantallas, existe el mundo real, de los problemas, intereses, expectativas, sueños y aspiraciones, de los salvadoreños, que cada elección vota para ver que los cambios que siente son necesarios para una mejor condición de vida, se den, por la esperanza de vivir en un mejor El Salvador.

Tags:

  • parlacen
  • asamblea
  • elecciones 2015
  • alcaldias

Lee también

Comentarios

Newsletter