Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor

Ahora que el mundo está más interesado en conflictos geopolíticos como la guerra en Siria, el problema nuclear norcoreano o la cuestión palestina, pareciera que se ha olvidado una fecha tan importante como la celebración del Día Internacional del Libro.
Enlace copiado
Enlace copiado
Dicha festividad se celebra el 23 de abril de cada año, desde 1996, y fue establecida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con el objetivo de estimular la lectura y la escritura. Esta fecha se escogió debido a que en la misma murieron en 1616 en diferentes calendarios (Gregoriano y Juliano), tanto don Miguel de Cervantes Saavedra, autor de la primera novela de la modernidad, “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”; el dramaturgo inglés William Shakespeare, autor de obras imperecederas como “Hamlet”, “Otelo”, “Macbeth”; y el Inca Garcilaso de la Vega, autor de la monumental obra “Comentarios Reales de los Incas”, sobre sus recuerdos de infancia en Latinoamérica, concretamente en el Perú.

Tres obras que marcan la evolución y perfeccionamiento como idiomas modernos del español y del inglés y, en el caso del Inca Garcilaso, el nacimiento de una identidad latinoamericana que recoge las tradiciones y costumbres sincretizadas del mundo europeo y latinoamericano, escritas en español.

Pero no solo ello, el Día Internacional del Libro, que en la actualidad se celebra en más de 110 países, cuenta desde 2001 con una capital Mundial del Libro, que se elige cada año y que cuenta entre sus ciudades a Madrid (2001), Bogotá (2007), Buenos Aires (2011) o a Conakry (Guinea) este año.

Siempre será una alegría para el planeta celebrar al libro y sus principales protagonistas, los escritores, los editores, los libreros y por supuesto, los lectores. Y el mundo sería más tranquilo si en lugar de producir armas o drogas, se produjeran libros.

En El Salvador, donde también los problemas locales atolondran al ciudadano común, como las pesquisas de los lavadores de dinero, los dimes y diretes de los politicastros del espectro nacional o la omnipresente criminalidad, este día también apenas será celebrado.

Con seguridad que El Salvador sería menos desgraciado si se promoviera el hábito de la lectura de calidad, tanto nacional como mundial, entre las jóvenes y viejas generaciones. Ello implicaría un esfuerzo titánico de las instancias correspondientes del sistema educativo nacional, las cuales deberían ser apoyadas de manera resuelta por el Ejecutivo.

No es imposible, bastaría comenzar con la difusión masiva de nuestros clásicos como “Cuentos de barro” de Salarrué, “Cuentos y narraciones” de Francisco Gavidia, “Historias prohibidas del Pulgarcito” de Roque Dalton o “Estrellas en el pozo” de Claudia Lars.

Hay que remarcar, por otro lado, que en esta fecha también se celebra conjuntamente el Día Mundial del Derecho de Autor, cuyo objetivo prioritario es proteger la propiedad intelectual.

En España durante esta fecha se otorga el prestigioso Premio Cervantes, que el presente año ganó el narrador catalán Eduardo Mendoza, autor de la emblemática novela “La verdad sobre el caso Savolta”. El premio ha recaído en escritores latinoamericanos como Carlos Fuentes, Nicanor Parra, Fernando del Paso o Juan Gelman.

Leer os hará libres, dice una clásica consigna libertaria, por ello mi consejo al “querido e hipócrita lector”: leer, leer, leer y leer.
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter