Lo más visto

Diálogo, despolarización y acuerdos (1)

“Diálogo y acuerdos es lo más importante en la agenda. No necesitamos una Segunda Generación de Acuerdos, la situación no es la misma. Lo que necesitamos es atacar la polarización, el mayor identificar lo irreconciliable (Estado de derecho y alternancia) y trabajar en acuerdos sobre los temas urgentes, seguridad, economía... y cumplirlos, eso da confianza para seguir”.
Enlace copiado
Diálogo, despolarización y acuerdos (1)

Diálogo, despolarización y acuerdos (1)

Diálogo, despolarización y acuerdos (1)

Diálogo, despolarización y acuerdos (1)

Enlace copiado
El diálogo en el que la ONU ayudará y en la que han nombrado un facilitador es de importancia superlativa. Es evidente que el país necesita acuerdos sobre temas importantes, nos deterioramos en todos los órdenes y las conversaciones entre partidos políticos no llevan a mucho. La polarización a la que tanto nos referimos es el obstáculo mayor para lograr esos acuerdos. Entonces lo primero es atacarla para eliminarla eventualmente, bajarle agresividad notoriamente, lo que requiere una firme voluntad de todos.

Para combatir la polarización, para bajarle el tono hay que tratar de comprender en qué consiste, ¿cuál es la polarización real y sus causas?, ¿cuál es la polarización aparente que hace ruido? y ¿cuál es la polarización de inercia por el lugar que cada uno ocupa en la sociedad? La primera, la real y sus causas puede parecer un complejo entramado ideológico, pero al desnudarlo y analizarlo es más bien en primer lugar un instrumento utilizado por los partidos políticos para clientelismo, para su caudal electoral y mantenerse en el poder por la vía electoral y herencia de la guerra. Hay dos bloques principales, pero que en su praxis la mayoría no coinciden la polarización. Se pinta a la izquierda y la derecha como que solo existe blanco y negro, que no es cierto. En la izquierda hay muchos tonos de gris. Aunque el FMLN está en el poder, hay muchos que se declaran de izquierda, no militan en el partido, no comparten mucho del pensamiento y conducta, aunque probablemente votan contra “la derecha”. En el FMLN mismo, no toda la militancia tiene el mismo grado de polarización y visión de la imposibilidad de convivir con la derecha.

La derecha igualmente no es homogénea, está mayormente representada por ARENA, el partido más grande, pero hay también cantidad de grises, de gente que no comparte el pensamiento más radical anticomunista, anti-Frente pero cuyos deseos y pensamientos ni son extremos, son de la derecha hacia centro, votarían anti-Frente si ARENA los seduce, son menos disciplinados, pero congenian con los de centro izquierda. Esto se ve diariamente, en la ciudad como en el pueblo la gente reconoce los problemas que tienen y que juntos deben resolver, apartan diferencias de militancia, trabajan juntos y se llevan bien.

La polarización aparente que hace ruido es la provocada especialmente por el FMLN y sus grupos de choque, las organizaciones y pseudo organizaciones que escriben, protestan, marchan y se manifiestan dividiéndolo con mucha simpleza en dos, los que van a la calle en el cual el Frente tiene mucha experiencia y los de la palabra en la radio, en la televisión, periódicos, periódicos digitales y blogs. Esta en sí misma, más que una polarización es la muestra o los síntomas de la polarización real.

Finalmente, está la polarización que puede llamarse de inercia, que es por el lugar que cada cual ocupa en la sociedad pero que no puede ser tomada como real. No toda la gente que tiene escasos recursos es de izquierda, así como no toda la gente de clase media o alta es reaccionaria y de poca sensibilidad social. Esto hay que tratarlo con mucho énfasis, pues en ese grupo se encuentra la base para ir pinchando el globo de la polarización para ir bajando volumen, pues en los partidos será más difícil.

Concluyo esta primera entrega afirmando que NO necesitamos una nueva generación de acuerdos, simplemente necesitamos despolarizarnos y ponernos de acuerdo en los temas importantes y urgentes que precisan de ellos y en el caso de todos, pero especialmente del FMLN, que cuando asuma compromisos los cumpla, pues por pequeños que sean, los compromisos cumplidos van dando la confianza para llegar a más. Por el momento no ha sido así.

Continuará próximamente.

Lee también

Comentarios