Lo más visto

Más de Opinión

Diálogos

Estamos en un período en el que el diálogo es poco valorado. Diálogo significa "intercambio, oral o escrito, de información entre dos o más personas para exponer sus ideas, para conocer sus posturas y para tener acuerdos". Tener acuerdos es la palabra clave; para ello, se identifican aspectos comunes e intereses compartidos. Todo proceso de diálogo conlleva a lograr comprensión conjunta con posturas y acuerdos compartidos.

Enlace copiado
Sandra de Barraza

Sandra de Barraza

Enlace copiado

No es usual dialogar en el país. No es usual porque cada cual tiene su propia comprensión y concepto sobre su entorno. No es usual, porque aun cuando muchos tienen comprensión y postura personal, no la expresan con claridad para orientar, enriquecer y facilitar los acuerdos. Acuerdos son fundamentales en la democracia y muchas veces, por comodidad o por incompetencia, se pretende sustituirlo por la imposición.

Es valioso el diálogo que la Universidad José Simeón Cañas (UCA) y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) han abierto sobre el tema de descentralización del Estado. La descentralización es un proceso de reforma y modernización del Estado que se halla en la agenda desde la década de los setenta. Hay avances en papel y letra y en la creación de fondos, pero de allí no se pasa. El Estado salvadoreño es un Estado centralizado y más, es presidencialista.

¿Cuántos préstamos internacionales se han destinado al tema de modernización del Estado? ¿Cuánta iniciativa, nacional e internacional, ha surgido y fallecido en el intento de motivar la modernización del quehacer y los resultados del Estado? Faltan dedos para contarlas, pero el tema continúa siendo justificación para el diálogo político. Especialmente cuando se tiene en mano un anteproyecto de ley para la descentralización del Estado.

La descentralización del Estado "es un proceso de reforma institucional de largo plazo que involucra a la mayoría de los órganos, funciones y niveles de gobierno". Esto debe tenerse claro. Que a los alcaldes les interese por cuestiones administrativas y financieras, que a los diputados les convenga por cuestiones político partidarias, no es suficiente para impulsar y tomar en serio el tema. ¿Por qué a este pequeño y gran país de 20,700 km cuadrados le conviene la descentralización?

¿Hay razones administrativas de eficacia en la prestación de servicios? En esto, se pueden encontrar muchísimas razones para descentralizar, tantas como quejas hay en la ciudadanía. ¿Hay razones políticas para descentralizar? Nuestra democracia y representatividad local son débiles, allí y más arriba funcionan los "dedazos". ¿Conviene descentralizar? Ojalá que se haga, y ojalá sea así para fortalecer a los partidos políticos como "único instrumento para la representación del pueblo dentro del gobierno".

¿Descentralizar o no descentralizar? Es la pregunta. Hay que dialogar para responderla y no continuar gastando tiempo y energía sin tomar decisiones. Lo destaco porque descentralizar, según el material base elaborado para impulsar el diálogo, es "la transferencia de poder de decisión, funciones, competencias, atribuciones y sus respectivos recursos (financieros, materiales y técnicos), que son titulares de los órganos del nivel central, hacia las entidades del nivel local de gobierno, ya sean los municipios u otros que establezca la Ley".

El concepto es claro. Transferencia de poder de decisión y con los recursos correspondientes. Esto significa ¿pérdida de poder del nivel central? ¿Pérdida del poder concentrado en la burocracia? Ciertamente, el nivel central pierde poder. ¿Hay voluntad para hacerlo? Pregunto y pido una respuesta sincera porque de lo contrario los diálogos deberán ser más profundos para fortalecer en unos la convicción de promoverlo y en otros, los que tienen el poder centralizado, para motivarlos a no entorpecerlo.

La descentralización, dicen los insumos para el diálogo, se expresa en lo territorial y en lo funcional. El primero es "un proceso que se da entre niveles de gobierno, central y local, manteniendo una colaboración en todas las fases". El segundo "se da al interior de cada nivel, por ejemplo, descentralizando una función o atribución específica municipal hacia una asociación de municipios (mancomunidad) o una empresa pública municipal, ya sea individual o asociada". En la exposición de motivos del anteproyecto de la ley, ¿cuál es la motivación? ¿En qué ámbito institucional interviene? Esto debe aclararse.

Tags:

  • diálogo
  • descentralización del Estado
  • prestación de servicios
  • transferencia de poder

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines