Loading...

Dilema bitcóin en El Salvador, ¿ser o no ser?

El presidente tendrá que escoger entre seguir jugando a joven rebelde bitcoiner o ser un estadista maduro, responsable, que enfrenta con sensatez los grandes riesgos a los que ha llevado al país con su experimento.

Enlace copiado
Luis Membreño - Economista

Luis Membreño - Economista

Enlace copiado

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) finalmente conoció el resultado de la evaluación de la economía salvadoreña (artículo IV) el lunes 24 de enero y el martes 25 emitió un comunicado de prensa en el cual entre varios temas expresó contundentemente su opinión sobre la implementación de la ley bitcóin en el país, indicando que "ellos (los directores del FMI) urgieron a las autoridades (del gobierno salvadoreño) a reducir el alcance de la ley bitcóin removiendo su estatus de (moneda) de curso legal". Agregaron que el directorio del FMI "hizo énfasis que hay grandes riesgos asociados con el uso del bitcóin en la estabilidad financiera, integralidad financiera, y protección al consumidor, también los pasivos contingentes fiscales asociados".

La opinión del directorio del FMI es muy importante ya que de sus directrices depende si se va a negociar un acuerdo con El Salvador o si no se va a continuar con el siguiente paso. Todo parece indicar que el Fondo ha expresado que la eliminación del bitcóin como moneda de curso legal sí es un punto de honor para el FMI, para que el gobierno salvadoreño pueda negociar un acuerdo con dicha institución y si quiere tener acceso a $1,300 millones del FMI en los próximos tres años. El acuerdo con el FMI también le daría acceso al gobierno en 2022 a $400 millones del Banco Mundial, $400 millones del FMI, $200 millones del BCIE, y a emitir $800 millones para refinanciar los bonos que se vencen en enero de 2023. Es decir que si no hay acuerdo con el FMI el gobierno no tendría acceso a $2,233 millones de esas instituciones multilaterales y difícilmente podría obtener préstamos de la Corporación Andina de Fomento (CAF). Las demás fuentes bancarias internacionales sería casi imposible que le prestaran a El Salvador bajo estas condiciones y muy probablemente Fitch y Standard & Poor’s se verían obligados a bajar la calificación de riesgo a "C", tal y como lo hizo Moody’s el año pasado.

El mercado local de deuda de corto plazo (1 año) compuesto por Letras de Tesoro (LETES) y Certificados del Tesoro (CETES) llegó en diciembre a un nivel insostenible de $2,676 millones. Los vencimientos totales de ambos tipos de títulos durante enero de $348.9 millones no se pudieron renovar en su totalidad con las cuatro emisiones realizadas hasta el 26 de enero, ya que solo pudieron colocar $277.4 millones, es decir que les faltaron por renovar $71.5 millones en enero. El problema más grande lo tendrá el gobierno con las renovaciones de febrero de $171 millones, marzo de $329.1 millones y lo peor será entre julio y noviembre cuando tendrá que renovar $1,540.9 millones.

La esperanza del gobierno de poder financiarse con bonos emitidos en bitcóin durante 2022 se ve cada vez más improbable y con esto no solo me estoy refiriendo a los $1,000 millones que pretenden emitir para Bitcoin City, sino a conseguir al menos $2,100 millones para pagar los $1,300 millones de CETES más los $800 millones del eurobono que se vence en enero de 2023. Por si esto fuera poco, también necesita $1,300 millones para financiar el déficit de 2022, es decir un total de $3,400 millones durante el presente año.

En síntesis, el dilema del gobierno radica entre eliminar el bitcóin como moneda de curso legal o no tener acceso a conseguir los $3,400 millones que necesita para financiar sus necesidades de 2022. De lo contrario se puede correr el riesgo de intentar conseguir el dinero con emisiones de bonos en bitcóin, lo cual se ve muy improbable que lo logre, en vista de la caída que ha tenido el criptoactivo y el riesgo de impago del gobierno salvadoreño.

Parafraseando a Hamlet, el dilema del gobierno salvadoreño se reduce a "bitcoin: to be, or not to be, that is the question" (ser o no ser, esa es la pregunta). El presidente tendrá que escoger entre seguir jugando a joven rebelde bitcoiner o ser un estadista maduro, responsable, que enfrenta con sensatez los grandes riesgos a los que ha llevado al país con su experimento del bitcóin. El tiempo se acaba y la decisión debe ser tomada pronto.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • dilema
  • bitcóin
  • presidente
  • FMI
  • acuerdo
  • Hamlet

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines