Lo más visto

Diputados esenciales...

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

No me voy a referir a los aspectos simplistas de “notoria honradez e instrucción” del artículo 126 de la Constitución, sino a realidades más pragmáticas y fundamentales; ¿qué esperan los ciudadanos de sus diputados...?

En primer lugar, que sean verdaderos servidores públicos, que lleguen a servir, a legislar y no a servirse o a protegerse. Por lo tanto fuera prudente eliminar el fuero –que los hace superiores– y que eliminen las leyes sobre prescripción de delitos.

En segundo lugar, que confíen en las instituciones del Estado; esto implica que cuando necesiten servicios de salud, usted y su familia vayan a los hospitales públicos y, que sus hijos utilicen los servicios educativos del gobierno.

Necesitamos, en tercer lugar, diputados competentes, que sean graduados de universidades reconocidas y acreditadas; qué tengan título universitario, si poseen posgrado mejor. ¿Cómo van a legislar para un país que es parte de la globalidad sin profesionalismo? Que sepan leer bien –sobre todo cifras numéricas–, escribir correctamente y hablar en público; que no digan: “haiga”, “hubieron”, “más que nada”... Que no necesiten tantos asesores. Que puedan diseñar soluciones coherentes a la realidad macroeconómica y fiscal del país.

En cuarto lugar, que sean “austeros”; en un país con tanta pobreza es una verdadera perversidad ostentar vehículos de $40,000, y además andar con tres o cuatro guardaespaldas. Les aceptamos un carro decente de unos $20,000 más un motorista, hasta ahí nomás; y de paso pague usted su gasolina y gastos de representación, como lo hacemos los ciudadanos comunes. ¿A cuenta de qué... tenemos que pagar tantos privilegios con fondos públicos que provienen de los impuestos que pagamos con tanto sacrificio? Entre el 10 y el 30 % de lo que ganamos los ciudadanos se va en impuestos (Renta, IVA, seguridad, gasolina más toda la tramitología que es sumamente cara...).

En quinto lugar, sean ejemplo y modelo de ciudadanos; personas admiradas, probas, éticas, verdaderos líderes, dignos de imitar por los niños y jóvenes. Incuestionables e intachables funcionarios que hacen país, que nos representan y que diseñan los marcos legales para que todos vivamos mejor, seguros y protegidos, salvaguardando los Derechos Humanos y demás necesidades para el bienestar.

Ahora bien, luego de leer esto: ¿quiere seguir siendo candidato a diputado...?; véase en el espejo de este artículo con honestidad. No necesitamos más corruptos, ladrones, vividores que ven el Estado como un botín, como una oportunidad para tener poder, para resolverse la vida, la suya, la de su familia y amigos.

La gente demanda una nueva clase política, que haga la diferencia, que sea un cambio verdadero y que se note, que busque hacer más por este noble país y por los más necesitados. Que respete la libertad y las condiciones democráticas con racionalidad. Ya no necesitamos más sinvergüenzas en la Asamblea Legislativa...

Lee también

Comentarios