Lo más visto

Más de Opinión

Diputados suplentes. Magistrados suplentes

La Constitución de 1986 establecía (como también las de 1939, 1944 y 1945), que por “Cada Departamento elegirá tres Diputados propietarios y dos suplentes”, suprimida desde 1950, pero conservando la Asamblea la facultad de llamar suplentes en caso de vacancia de los propietarios; y además, la Constitución de 1983 creó que los diputados suplentes pueden desempeñar cargos públicos sin perder su calidad de diputados, a diferencia de los “diputados en ejercicio”, que solo pueden desempeñar determinados cargos públicos, en cuyo caso cesan en sus cargos de diputados, como ya decían las Constituciones desde 1939.
Enlace copiado
Diputados suplentes. Magistrados suplentes

Diputados suplentes. Magistrados suplentes

Diputados suplentes. Magistrados suplentes

Diputados suplentes. Magistrados suplentes

Enlace copiado
En las mismas Constituciones tampoco aparece elección de magistrados suplentes de la CSJ, como en la de 1886 que establecía: “Habrá diez Magistrados suplentes, cuatro para las Cámaras de la capital y dos para... las otras...”, que incluían las dos Cámaras de la Corte Suprema (repetido en las Constituciones de 1939, 1944 y 1945); eliminándose, desde la de 1950 los suplentes para las Cámaras e integrándose la Corte con Salas, dejando a una ley secundaria la organización interna del Órgano Judicial, en donde se establecen suplentes.

Las Constituciones hasta 1945, que establecían tres Designados electos por la Asamblea Legislativa para cubrir la vacancia del presidente, desaparecen en 1950 con la creación de la Vicepresidencia para cubrirla; y en las elecciones de concejos municipales se incluyen suplentes en las planillas para cubrir vacantes de sus propietarios.

Constitucionalmente de los funcionarios electos por la Asamblea, solo tienen suplentes los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, no así los de la Corte de Cuentas, fiscal general, procuradores general y de Derechos Humanos, ni miembros del Consejo Nacional de la Judicatura; aunque sí tienen algunos de acuerdo con sus leyes orgánicas, que son nombrados, no electos.

Como constitucionalmente no existen diputados suplentes, ¿se tratará de un resabio histórico la facultad concedida a la Asamblea Legislativa de llamar a los diputados suplentes en caso de ausencia justificada de los diputados propietarios?; ¿será un error del constituyente de 1983, establecer que los diputados suplentes no necesitan permiso para ejercer cargos públicos remunerados?

Las Constituciones califican a la Asamblea Legislativa como un cuerpo colegiado compuesto por diputados elegidos en la forma establecida en la Constitución; que para celebrar sesiones de la Asamblea necesita la presencia de sus miembros, es decir de los diputados electos, y que para sesionar y tomar decisiones, es necesario una mayoría (simple o calificada) de diputados electos de sus votos. Desde 1950 las únicas menciones de diputados suplentes aparecen en las leyes electorales, como candidatos en listas de los partidos políticos enviadas al tribunal electoral, aunque sin ninguna base constitucional las papeletas de votación no las contuvieran, porque eliminaban el voto directo a los candidatos.

Como no puede considerarse que la intención del constituyente fuera suprimir los diputados suplentes y las disposiciones relativas un simple resabio histórico sin valor alguno, deben elegirse de acuerdo con el Código Electoral; para el caso de los altos funcionarios electos por la Asamblea Legislativa, sus leyes orgánicas deben establecerles suplentes para cubrir sus vacancias, de los electos como fiscal, procuradores, magistrados de la CC y CNJ, ya que si bien actúan en nombre del pueblo, se trata de nombramiento no de elección de segundo grado, ni por votación popular directa.

El presidente y vicepresidente, diputados y concejales municipales tienen una representación adquirida con el voto directo del pueblo, por lo que así como existen para los otros, los diputados deben tener suplentes, pero elegidos por votación popular directa, a diferencia de los suplentes de los funcionarios de elección de segundo grado que pueden ser nombrados.

Pero ningún funcionario puede ausentarse para que el suplente vote cuando no le conviene.

Tags:

  • constitucion
  • diputados
  • magistrados
  • elecciones
  • csj
  • cnj

Lee también

Comentarios