Lo más visto

Directores, docentes, padres y madres: Tomen nota...

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El bullying en el sistema educativo es tan antiguo como las instituciones mismas...; antes de los ochenta, en el marco de los modelos educativos disciplinares más estrictos, conductistas y con menos “derechos” existían correctivos más tajantes, pero sí existían burlas y algunos líos entre estudiantes que se resolvían con métodos un tanto violentos. Últimamente ante el cambio hacia las “Normas de Convivencia Escolar” y con más derechos sobre la mesa, se ha incrementado el proteccionismo del niño y es más complicado ejercer la disciplina. A partir de la reciente y notoria experiencia en el Colegio Highland, directores, docentes y padres de familia debemos tomar nota, y valorar algunas hipótesis...

1.- Padres y madres de familia: Son los primeros y principales educadores; no podemos evadir responsabilidades ante las instituciones educativas; la formación en valores, principios y creencias se desarrolla en la familia, luego en los colegios se profundiza y se le da sentido pedagógico y didáctico. La mayoría de chicos que hacen bullying provienen de hogares con ciertas alteraciones en los códigos de comunicación y relaciones entre los padres; cuidado.

2.- Directores: No deben ser tan laxos en admitir estudiantes expulsados de otras instituciones sin mayores condiciones, y en darle más valor a los “apellidos” que a las circunstancias y realidades de los hechos. Deben contar –y ejercer– además con un marco de normas de convivencia digno, con derechos pero también con deberes muy claros y con un sistema de consecuencias lógico, acorde a las faltas. Además deben conocer y conversar sobre las realidades familiares que viven los estudiantes. Un buen director es un líder y es el responsable de todo lo que sucede dentro de la institución. Finalmente debe comunicarse del mejor modo posible con su comunidad, con los stakeholders y con la sociedad.

3.- Docentes: Conocen muy bien a sus estudiantes, y si no, deben hacerlo. La primera misión docente es educar al ciudadano, y este proceso tiene puntos de partida; no creería que debe haber sorpresas sobre el camino, saben muy bien en la cotidianidad quién es víctima y victimario, así como saben quiénes llevan un buen rendimiento académico y quiénes van con problemas. En no pocos casos –por la cantidad de horas que pasan los estudiantes en sus aulas– conocen muy bien el temperamento y las características de cada chico, usen de manera oportuna esa información.

Hoy con las redes sociales y los dispositivos móviles se amplifican pequeños problemas, se dinamizan las noticias, se difunden rumores y mentiras y fluyen las historias de manera exponencial. La mayoría de “comentaristas y opinadores” no saben a ciencia cierta qué sucedió en el Colegio Highland y bajo qué circunstancia se dieron los hechos. Y podemos decir con certeza que es un caso que se ha dado entre cientos o miles de episodios que se dan entre adolescentes en escuelas, colegios o institutos. ¡Como sea, tomemos nota!

Lee también

Comentarios