Lo más visto

Diversidad: la clave para avanzar

Hace 16 años, El Salvador resultó gravemente afectado por el terremoto del 13 enero de 2001, donde se perdieron cientos de vidas humanas.
Enlace copiado
Diversidad: la clave para avanzar

Diversidad: la clave para avanzar

Diversidad: la clave para avanzar

Diversidad: la clave para avanzar

Enlace copiado
Colonias y cantones enteros resultaron destruidos, dejando pérdidas calculadas en millones de dólares. En medio de ese contexto, de indudable emergencia, surgieron una diversidad de ideas y proyectos que buscaban abordar esta situación. Un grupo de jóvenes universitarios decidieron, por medio del voluntariado, generar una respuesta inmediata a familias que resultaron afectadas por el terremoto, al perder su vivienda, pero también con la idea de acercar una solución a las personas que se encontraban viviendo en situación de pobreza en asentamientos vulnerables del país.

En 2016, TECHO celebró quince años de labor voluntaria en El Salvador. Durante todo este tiempo, más de 25 mil voluntarias y voluntarios se han sumado a reflexionar sobre la realidad de la pobreza y desigualdad en el país, buscando generar inclusión y siendo portadores de una denuncia activa sobre la vulneración de derechos humanos en asentamientos.

Todo esto inicio en Cojutepeque, con el trabajo junto a seis familias, que confiaron en el voluntariado y abrieron sus puertas para trabajar de forma conjunta. Luego de 15 años, son más de 100 asentamientos quienes han asumido diversos retos junto a TECHO, mediante proyectos de infraestructura comunitaria, educación, organización comunitaria, prevención de la violencia, vivienda, entre otros.

Es a cada una de esas familias que queremos agradecer en el cierre de esta conmemoración, por su convicción y optimismo, por la confianza depositada en jóvenes que decidieron liderar la transformación de este país desde las comunidades. Los logros a lo largo de este camino han sido muchos, sin embargo, el trabajo que aún queda por delante es grande. Las injusticias sociales y problemas estructurales aún persisten, algunas más fuertes que nunca, como la inseguridad y la violencia. Otras como la pobreza han tenido avances, pero aún el 35.2% de la población viven en situación de pobreza multidimensional, privados de derechos humanos como una vivienda digna, servicios básicos, trabajo, educación y muchos otros.

Transformar la realidad y construir un mejor país, no debe depender exclusivamente de un único sector de la sociedad, como los políticos, las empresas o los jóvenes. Este es un trabajo al cual todos estamos llamados, a fin de concebir un ejercicio inclusivo y participativo de la ciudadanía, para que, en conjunto, bajo la guía de la solidaridad, del reconocimiento de las fortalezas y oportunidades de mejora, podamos avanzar hacia un país más equitativo. Desde TECHO invitamos a cada actor de nuestra sociedad, para que a partir de este 2017, en medio de la diversidad de ideas, propuestas, formas de pensar a nivel económico, político o social, concibamos un país basado en la dignificación de la persona humana.

Como voluntariado juvenil nos comprometemos a continuar liderando la transformación de la realidad desde los asentamientos, teniendo como eje central de nuestro trabajo la búsqueda del respeto y promoción de los Derechos Humanos. La experiencia durante estos años, nos ha enseñado que será únicamente derribando las viejas barreras del individualismo y aprovechando nuestra diversidad, que avanzaremos hacia a la inclusión e igualdad de oportunidades que todo merecemos.

Tags:

  • techo
  • solidaridad
  • desastres
  • apoyo

Lee también

Comentarios