Lo más visto

Más de Opinión

Docentes modelo logran mejores resultados

Estaba hojeando este periódico cuando vi un pensamiento de FEPADE que me llamó la atención. Decía así: “La mayor recompensa no es capacitar a miles de docentes.
Enlace copiado
Docentes modelo logran mejores resultados

Docentes modelo logran mejores resultados

Docentes modelo logran mejores resultados

Docentes modelo logran mejores resultados

Enlace copiado
Es que sean un mejor ejemplo para sus estudiantes”. Recordé los días en que me ocupaba de unos cinco minutos antes de la clase para reflexionar sobre algunos comportamientos inadecuados que había observado durante la realización del hecho educativo, comprendiendo que una cosa es informar al estudiante y otra cosa es formar su carácter y su comportamiento.

Les hacía saber que los conocimientos se olvidan, pero aprender a saludar, decir gracias, a respetar a sus padres y a sus maestros, los hacía más importantes que memorizar los conocimientos que al final quedaban en el olvido. Entiendo que el pensamiento de la institución se refiere a que capacitar es enseñar conocimientos a los maestros, sobre cómo trasladar los conocimientos, al contrario de ser un mejor ejemplo, en donde se incluye ser un modelo de conducta, solidaridad, compromiso, compasión, cortesía, etcétera.

Es decir, aquellos valores que le ayudan a las personas a convivir con los entornos, en la casa, el trabajo, la sociedad. Estos valores deben determinar sus prioridades y en el fondo son las bases que se utilizan para saber si el camino que se está siguiendo es el correcto. El modelaje del educador es muy importante, ya que los alumnos desde pequeños son imitadores y tienden a emular lo que les parece bueno, atractivo, interesante, en su deseo de emular al maestro. Entre otras cosas, un maestro modelo es coherente en el pensar, el actuar, ya que no podemos decirle a un grupo de adolescentes que el fumado es malo para la salud y el maestro lo practica.

Leí en una capacitación un pensamiento que se acerca mucho a lo expresado por FEPADE. Se leía así: “El profesor ha de ser para los estudiantes un modelo de actuación personal y profesional. Pero no basta un docente capacitado profesionalmente, sino también un ser humano que posea una sólida formación moral y ética, que deje huella en sus alumnos”.

Un docente modelo fomenta un ambiente agradable en la clase, adopta una actitud amable y abierta, aunque no deje de ser firme cuando sea necesario. Inculca con su ejemplo respeto, colaboración y cuidado mutuo. Hace saber a los alumnos que está dispuesto a escucharles siempre que lo requieran. También es bueno sumar esfuerzos con los padres o encargados. Sabemos que el docente, como ser humano, puede cometer errores en el aula. Un docente modelo debe admitir los errores, de lo contrario transmitirá sin quererlo, que equivocarse es algo negativo, aunque debemos entender que es normal equivocarse, y al no aceptarlo podríamos transmitir otro mensaje.

Ser modelo no puede ser una exigencia externa, sino que nace de la convicción de la propia vocación de maestros. Una forma no muy común de ser modelo es llevar humor al aula. El humor es una herramienta extraordinariamente eficaz para el aprendizaje porque cohesiona un grupo, genera pausas en la transmisión de contenidos. Aunque podría creerse que esta actitud de modelaje que deben practicar los docentes es nueva, Séneca, nacido en el año IV a. de C., dijo en cierta ocasión: “Largo es el camino de la enseñanza por medio de las teorías; breve y eficaz por medio del ejemplo”.

Tags:

  • fepade
  • estudiantes
  • docentes
  • educacion
  • capacitacion

Lee también

Comentarios