Lo más visto

Donald Trump. ¿Socialista del siglo XXI? ¿El Chávez americano?

El socialista del siglo XXI, el mal llamado “progresista” aquí por nuestros lares, con el bolivariano Chávez (QDDG) emblemática figura de los autoproclamados defensores del pueblo; esas mesiánicas figuras que tanto daño le han hecho a nuestra bella pero maltrecha América Latina; apóstoles de esa infame doctrina que se aprovecha de la desesperanza de los pueblos para beneficio propio y de la jauría que inevitablemente los acompaña ¡la doctrina del “Progresismo”! La que profesa que todo lo que existe es malo, y que hay que reemplazarlo con algo nuevo; destruir las instituciones, el tejido productivo existente y reemplazarlos con un nuevo orden, con un Estado fuerte y opresivo, un Estado sumiso al caudillo progresista y su red de los llamados apóstoles.
Enlace copiado
Donald Trump. ¿Socialista del siglo XXI? ¿El Chávez americano?

Donald Trump. ¿Socialista del siglo XXI? ¿El Chávez americano?

Donald Trump. ¿Socialista del siglo XXI? ¿El Chávez americano?

Donald Trump. ¿Socialista del siglo XXI? ¿El Chávez americano?

Enlace copiado
La política interna se caracteriza por el uso y abuso de la argumentación “ad hominem”, la descalificación del adversario a título personal; por promover el enfrentamiento entre diversos sectores de la sociedad, generando convenientes vacíos de poder rápidamente llenados por los progresistas; por el odio a la disensión, a la libertad de expresión; más importante, por poner a disposición del nuevo orden, sin reglas ni límites, el erario, el sudor del contribuyente, para beneficio propio y el de sus familiares y allegados; para beneficio de las nuevas empresas progresistas, la nueva oligarquía; para las piñatas compra votos.

La política exterior se caracteriza por la creación de enemigos imaginarios: conflictos fronterizos creados a la medida; inminentes invasiones de potencias extranjeras; guerras económicas cuyo único objetivo es destruir nuestro modus vivendi; y no olvidemos esa perniciosa inmigración que destruirá nuestra cultura.

¿Y qué nos dice Mr. Trump? América (EUA) está enferma, hay que hacerla grande otra vez. Wall Street es perversa, contraria a los intereses de la población; las corporaciones se han llevado los trabajos a otros países, no les importa la clase trabajadora, traeré los trabajos de regreso; el sistema es corrupto (rigged) y favorece a los establecidos.

La China es una amenaza, roban nuestros empleos a través de injustas prácticas de comercio; los europeos son gorrones (freeloaders), no quieren pagar por su propia defensa; los mexicanos nos mandan delincuentes, y los que trabajan deprimen nuestros salarios.

Los que no concuerdan son fracasados y estúpidos, hay que silenciarlos. ¿Y las mujeres? Mándenlas de regreso a la cocina. ¿Y el papa Francisco? Es un peón del gobierno mexicano. ¿Prisioneros de guerra? Pasmados por dejarse capturar. ¿A los padres del héroe caído en guerra? “Yo me he sacrificado, he construido grandes estructuras, soy exitoso”. ¿Los bebés? ¡¡Saquen al bicho!! Y el gran mensaje, como todo buen aspirante a dictadorzuelo progresista: Yo, solo yo, soy capaz de cambiar todo, para beneficio de ustedes (y principalmente mío), solo basta ver su programa económico, ¿quién es el mayor beneficiado? Él, sus hijos y sus empresas. Pero ¿cómo llegó hasta aquí? ¿Quién lo apoya? Jóvenes blancos, sin títulos universitarios.

Los hombres y mujeres sin educación universitaria fueron casi la mitad del electorado en 2012, aproximadamente 64 millones de votantes; 97 millones de blancos, 60 millones de hombres de toda raza o etnia, y 23 millones de blancos, entre las edades de 25 a 34 años, no tienen educación universitaria. (U.S. Census Bureau). Población suficiente para mantener las aspiraciones de Mr. Trump dentro de lo posible.

El atractivo del mensaje de Mr. Trump es claro: así como sus padres, y los padres de sus padres, ustedes también podrán ganarse el sueño americano con solo ser blancos y bachilleres. La globalización y la tecnología son inventos de otros, obstáculos de su prosperidad. ¡God help us!

Tags:

  • socialismo
  • chavez
  • donald trump
  • eua
  • elecciones

Lee también

Comentarios