¿Dónde están las mujeres?

<p>Hace poco escuché de un directivo muy respetable la siguiente frase: “Cuando la patria está en confusión, los hombres esperan lo que harán las mujeres para seguirlas...”. Nunca antes estas sabias palabras han sido más justas como ahora que la Constitución, la democracia y la institucionalidad de El Salvador está siendo agredidas tan cobardemente. Ante esta situación, las salvadoreñas de toda condición, edad y procedencia ideológica están reaccionando como solo ellas pueden hacerlo: con inteligencia emocional y con todo el corazón. La primera mujer en dar la cara fue la magistrada suplente de la Corte Centroamericana de Justicia, organismo deslegitimizado para ventilar las resoluciones de inconstitucionalidad. Ella valientemente renunció a su cargo porque no quería ser parte de una clara injerencia en la soberanía de su propio país.</p>
Enlace copiado
¿Dónde están las mujeres?

¿Dónde están las mujeres?

Enlace copiado
<p>Así mismo, están las jóvenes, parte de los diferentes grupos, que superando sus prejuicios socioculturales e ideológicos nos enseñan que el amor patrio y el respeto por la Carta Magna son suficiente motivos para trabajar unidos. Unidos ambos sexos, los grupos juveniles nos invitan a sumarse a la campaña #YOMEVISTODEBLANCO, que consiste en utilizar el color blanco, para manifestar ideas sencillas: “Estamos cansados de que mis funcionarios INCUMPLAN las reglas que YO SÍ TENGO QUE CUMPLIR. Sin reglas no hay juego”. En todas las redes sociales los mensajes señalan que el día es el miércoles 11 de julio, fecha que recordará a los funcionarios públicos que el poder está en el pueblo, que queremos un El Salvador donde se cumplan las reglas y se limita el poder de los gobernantes, para que existan las condiciones que permitan a todos los ciudadanos alcanzar la prosperidad.</p><p>Cada vez con más frecuencia escucho que las mujeres quieren hacer una marcha para manifestar su descontento, para que los señores diputados rebeldes de la honorable Asamblea Legislativa depongan su actitud y recuperen su dignidad. Felicitamos a los del CD y ARENA por escuchar el clamor de la gente y animamos a los legisladores del FMLN, GANA, PES y CN a que rectifiquen su actitud y muestren sensatez ante la realidad que les grita que están perdiendo hasta a sus seguidores de “hueso duro”.</p><p>Sí las mujeres no salimos a manifestarnos de diferentes maneras, le dejarán el campo libre a los que viven de la política (clientelismo), a los mediocres, o a los populistas. El temple de una persona se mide por los problemas que le toca enfrentar y cómo los resuelve. Toda democracia se fundamenta en partidos sanos y fuertes, pero actualmente se tiene en tal desprestigio este campo tan noble, que se piensa que “la política es sucia” y no es verdad. Lo que hay son algunos políticos malos que la deshonran. Si los diputados dialogan y le encuentran una solución político-jurídica al actual caos, restablecerán la esperanza a los ciudadanos y su imagen.</p><p>Las mujeres debemos recordar a la sociedad que una democracia no puede sobrevivir sin optimismo, para ser optimista se necesita fortaleza para actuar en la consecución de objetivos que lleven a conseguir el bien común con paciencia y perseverancia. La fortaleza se ha definido como la virtud que predispone para hacer lo que es bueno pese a cualquier dificultad. Seamos fuertes, nuestro país lo necesita. Finalmente, ¿dónde vamos las mujeres a manifestarnos?</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter