¿Dónde están las prioridades?

Felicitaciones porque lograron acuerdo. No se resuelve la situación fiscal y mucho menos el necesario financiamiento para el desarrollo, pero, algo es algo.
Enlace copiado
Enlace copiado

Felicitaciones. Por unanimidad lograron aprobar la reforma al sistema de pensiones. Costó lograrlo porque en democracia hay que dialogar, sin capricho y sin berrinches; hay que dialogar sabiendo que los interlocutores deben argumentar, ceder y conceder. Costó lograrlo porque en democracia hay que conocer al adversario, tener argumentos sólidos para argumentar y negociar. Costó lograrlo porque la interlocución para lograr la negociación en temas estratégicos obliga a no levantarse de la mesa y mucho menos, tirar la puerta.

Felicitaciones porque se logró en el espacio en donde los ciudadanos hemos puesto a nuestros representantes, en la Asamblea Legislativa. Hubo intentos de llevarlos a otra cancha y con otros actores, pero al final lograron ponerse de acuerdo en su espacio natural y oficial de diálogo y negociación. Hay y habrá críticas sobre uno u otro punto, pero destaco que es alentador que lograran negociar y acordar un tema clave en una Comisión Especial y en Plenaria.

La democracia, que es nuestra opción de sistema político, obliga a los 84 diputados y diputadas a aprender, ejercitar y desarrollar la práctica de diálogo, la negociación y el acuerdo en la Asamblea misma y no en Casa Presidencial. Si se opta a ocupar cargos de elección popular y la ciudadanía les confiere la confianza en su capacidad de representarle, asumen la obligación de demostrar que son fieles y ejemplares representantes de los intereses de sus representados. Cada quien tiene su mandato y hay separación de poderes.

Felicitaciones porque lograron acuerdo. No se resuelve la situación fiscal y mucho menos el necesario financiamiento para el desarrollo, pero, algo es algo. Y ese algo que se logró da confianza en la capacidad que tienen de verse en el zapato ajeno. Hoy gobierna un partido. Mañana la ciudadanía pone otro. Y en la Asamblea Legislativa debe tenerse conciencia sobre esta dinámica. Si nos vamos por las encuestas, no se vale arrodillar a nadie y mucho menos ahorcarle.

Les quedan 3 meses para conocer, analizar discutir, negociar, acordar y aprobar el presupuesto 2018. Analizarán las fuentes de financiamiento... ¿son confiables? ¿Están sobreestimadas? Más vale tomar conciencia sobre el comportamiento de nuestra economía. Aun cuando quieren hacernos creer que la situación mejora, la información confiable la tiene la gente común y corriente. Hay estancamiento. Crecemos casi al ritmo de la población. La opción del gobierno es el endeudamiento. ¿Para qué vale la pena endeudarse? ¿Para gasto corriente? Ese destino no es inteligente. ¿Más impuestos? ¿Para burocracia? ¿Para bonos? Ese destino no es inteligente.

Los respetables ciudadanos que han sido elegidos para representar intereses del pueblo dentro del gobierno tienen tres meses para discutir las fuentes de financiamiento del presupuesto de la Nación 2018. Cualquiera espera que la discusión sea informada, documentada y realista. El realismo permitirá adoptar criterios de prioridad para decidir el destino del gasto. Es imposible satisfacer todas las necesidades, deseos y aspiraciones de la burocracia Estatal, que tiene la costumbre de pedir más de lo que necesita y puede ejecutar.

Tendrán que establecer prioridades nacionales ¿por grupos etarios o por sexo? Opto por lo primero. Antes de pensar en diferencias de género, la situación y las perspectivas de desarrollo obligan a priorizar a la infancia, niñez, adolescencia y juventud. En estos grupos vale la inversión porque es rentable socialmente.

Priorizar estos grupos de edad obliga a priorizar la inversión en educación, en saneamiento y en salud. Y priorizar estos grupos obliga a identificar los municipios y departamentos con más carencias y deficiencias. ¿Tienen los diputados esta información? Pregunto porque se eligen por departamento y cada uno de ellos debería negociar la inversión que debe hacerse en el territorio de sus representados. Eso les daría credibilidad.

La prioridad del Ejecutivo no es educación y esto es contradictorio. A pesar de la convocatoria a dos Consejos que reconocen el papel de la educación en la formación, la integración y la convivencia, el Ministerio de Educación tiene un recorte presupuestario de $14 millones para el año 2018. ¿Tienen prioridad los estudiantes? ¿Tiene prioridad la escuela? ¿Qué implicaciones tiene? ¿Qué recortan? Hay que preguntar porque donde está el dinero, allí está la prioridad.

Los diputados lograron una salida a las pensiones. Pasan a discutir el presupuesto y tienen que preguntarse ¿dónde está la prioridad? Y acordar las fuentes para el desarrollo.

Lee también

Comentarios

Newsletter