Dos estilos diferentes, ¿cuál prevalecerá?

La preparación y ejecución para campaña política son diferentes en ARENA y en el FMLN, en otros países los estilos se parecen mucho.
Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Aquí no, el FMLN es verticalista y sin oposición adentro, unos cuantos deciden cómo y qué hacer, lo más seguro con consejos de La Habana y nadie abre la boca y si piensan diferente deben callar o apartarse, las reglas las dicta la cúpula aunque haya sentencias de la Sala de lo Constitucional regulando el proceso.

El estilo y costumbre de hacer lo que quieren sin seguir reglas está en el ADN y se comportan bien hasta donde pueden. Si las reglas del proceso electoral fuera un juego infantil de mi época, que se llamaba “vale todo”, no hay reglas, la pelea no es a puñetazos, se usan todos los recursos que puedan por feos que sean, arena a los ojos, un garrote que aparece, empujones o zancadillas de aliados que están de acuerdo aunque no debieran actuar en la pelea y todos los trucos que se puedan. Eso se da aunque la pelea esté pactada como normal, limpia y caballerosa dentro de lo que cabe. La riña puede ir pareja si ambos juegan limpio o si ambos juegan “vale todo”, pero si se pacta como normal y uno de los contrincantes se ciñe a las reglas y el otro juega “vale todo”, es evidente que la pelea será ganada por este último, probablemente le dará una paliza grosera, los amigos le advierten que el otro juega sucio y el mayor o de más autoridad debe ser quien garantice que se juegue parejo, una especie de TSE. Si este mayor se hace el del ojo pacho y permite todas las triquiñuelas y juego sucio, si la naturaleza del otro contendiente es jugar limpio de todos modos, el resultado está más que asegurado, gana el rudo.

En las elecciones en los países democráticos hay juez o autoridad electoral, aquí es el TSE, que está supuesto a administrar de manera limpia y neutral el proceso, desde los movimientos iniciales como el padrón electoral, la contratación de compañía de transmisión de resultados, hasta la declaración de ganador firme. La autoridad electoral debe actuar de forma impoluta, absolutamente neutral aunque tenga simpatías, correcta. Ese es uno de los pilares en que se sustenta la democracia representativa.

¿El TSE juega limpio o “vale todo”? Las señales por el momento son de que tira al lado de “vale todo”, comenzando por la presidencia, el Sr. Olivo que tuvo una actuación muy parcializada anteriormente y cada declaración que da en público cuando se cuestiona algo es impresentable, tanto como saludar el himno nacional con la mano izquierda para mostrar su militancia. La asignación de los equipos de transmisión de datos ha sido muy opaca.

Desde otra óptica no hay que esperar que el FMLN juegue limpio, ha declarado ampliamente por escrito y en sus congresos que su propósito es tomar el poder total, todas las instituciones del Estado y quedarse. Es obvio qué esperar.

La pregunta a ARENA, no al COENA al que no empoderan totalmente los donantes, igual a la sociedad civil que lucha por mantener la democracia. ¿Qué estamos haciendo para evitar fraude?

¿Cómo protegemos la joya de la corona que se quieren tomar, la Sala de lo Constitucional?

Aquí dejo jugoso material para debate y acción.

Lee también

Comentarios

Newsletter