Dura es la ley, pero debe aplicarse

¿Se vive en nuestro país en un verdadero Estado de derecho? La respuesta es no porque aquí nadie respeta a nadie.
Enlace copiado
Enlace copiado
Si no, veamos: las leyes de la República son violentadas a diestra y siniestra sin que las autoridades competentes impongan autoridad.

Aparte de esta cruda realidad que estamos viviendo, producto de la violencia irracional y la inseguridad ciudadana, inconcebible es que el irrespeto a las leyes sea una realidad cotidiana.

Veamos: la mayoría de buseros en general, automovilistas, motociclistas y otros conductores no respetan las leyes de tránsito y son verdaderamente una severa amenaza, ya que ni las indicaciones de los semáforos respetan pasándose la luz roja. A los buseros nada les importa la vida del pasajero conduciendo a velocidades extremas y lo censurable con aparatos de sonido a todo volumen, seguido del maltrato que dan al pasajero.

Otra situación censurable es que ya ni las aceras en las que el ciudadano pueda caminar han sido tomadas por los automovilistas como estacionamientos permanentes sin que las autoridades edilicias municipales y de tránsito tomen cartas en el asunto.

Tengo entendido que para eso se paga el impuesto de la vialidad por parte de los ciudadanos. Y si no es eso así, la Policía de Tránsito debe ordenar que se desalojen las aceras e impongan las correspondientes esquelas o multas, por violentar el derecho que tenemos los ciudadanos de caminar por donde debemos hacerlo: las aceras.

La ley es dura, pero es la ley y en consecuencia justo es que se respete. Quiera Dios que esta sugerencia respetuosa no caiga en saco roto.

[email protected]

Tags:

  • estado
  • derecho
  • policía
  • transito

Lee también

Comentarios

Newsletter