Duro, termina el TPS, trabajemos algo mejor

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Estatus de Protección Temporal (TPS), tratado al cual se amparan cerca de doscientos mil salvadoreños, vigente desde hace casi dos décadas, y aunque su nombre lo dice, es temporal, la buena relación que se tuvo con Washington permitió varias prórrogas a este tratado tan importante para esos salvadoreños que viven, trabajan y estudian en EUA y para los compatriotas que viven aquí y se benefician con las remesas y regalos de quienes gozan en EUA de ese estatus migratorio. Donald Trump ofreció como punto medular de su política combatir la migración a EUA, desde países donde crecen militantes de ISIS, igual a países vecinos y amigos estratégicos como México y Centroamérica de donde proviene fuerza de trabajo formal e informal que constituye ayuda muy valiosa para la economía de EUA porque trabajan en labores y en número de horas que los estadounidenses no lo hacen, igualmente beneficiosa para los países de donde provienen que son receptores de grandes cantidades de remesas de los emigrantes, en El Salvador es 17 % de PIB.

El tema humanamente duro, más allá de TPS, la política antimigrante de Trump separa familias, desplaza a casi ciudadanos, aparte de eso en el tema de deportaciones que contribuye la criminalidad en El Salvador, las dos administraciones de Obama nos enviaron sin la retórica belicista de Trump más deportados que los gobiernos previos, desafortunadamente un porcentaje alto con antecedentes criminales. ¿A qué vendrían a trabajar los que tienen antecedentes penales?

Los gobiernos de ARENA tuvieron muy buenas relaciones con EUA y lograron prórrogas del TPS y en otras concesiones migratorias, creando buena disposición El actual gobierno del FMLN y el anterior también han estado en contra de Estados Unidos desde el día 1, del lado de Venezuela y Cuba, está claro, pero la razón tiene límites, y este gobierno ha hecho lo posible para antipatizarles, como votar a favor de Venezuela en aquella famosa asamblea de la OEA, referirse con frecuencia a Cuba y Venezuela como su faro de luz y repetir estupideces del pasado como quemar su bandera y Gerson Martínez hace campaña desde una tarima con un “Yankees go home” obsoleto.

El “timing” no pudo ser peor, a menos que quieran apropiarse del término de 18 meses que fijó Estados Unidos para que salieran del país los beneficiarios del TPS para venderlo como una prórroga que ellos han conseguido, que ya lo están diciendo y no es cierto absolutamente. No es momento que el FMLN emprenda una campaña usando este tema, más bien debe de comprender que con una mejor relación con Estados Unidos representados por su excelente embajadora en El Salvador, se pueden construir soluciones más favorables a largo plazo que beneficien al país y sean aceptables en el Congreso y en el Senado de Estados Unidos.

En más de una visita a Washington senadores nos han dicho cosas, no se cómo funcionaría Washington D. C. sin salvadoreños, cómo funcionaría la agricultura en Estados Unidos sin latinos no existiera mano de obra pagando más barato amparado a la ley y todos esos puntos hacen lógica a todas esas gentes razonables, pero no alguien con las características del presidente Trump.

Tenemos 18 meses de periodo electoral en el cual tanto la oposición como el FMLN deben manejar con sumo cuidado, responsablemente este tema, allanando que se pueda trabajar diplomáticamente en mesas y no en los medios para mejores resultados para nuestros compatriotas.

Lee también

Comentarios

Newsletter