Economía 2016: señales preocupantes

Esto lo deberíamos evaluar en El Salvador. Si crece menos EUA hay riesgo de reducción de remesas y exportaciones. Los créditos externos serán más costosos. Mayores tasas de interés pondrán presión en el déficit fiscal. La economía puede crecer menos...
Enlace copiado
Economía 2016: señales preocupantes

Economía 2016: señales preocupantes

Economía 2016: señales preocupantes

Economía 2016: señales preocupantes

Enlace copiado
Las perspectivas de la economía mundial son inciertas y sus señales pueden observarse como una alerta temprana de una desaceleración global. Por esto, muchos gobiernos ya comienzan a analizar cómo les podría afectar a sus economías y qué medidas adoptar para aminorar, si se dieran, los posibles efectos adversos.

Recientemente el mundo sufrió la llamada Gran Recesión (2008-09), la segunda mayor desde la Gran Depresión (1929). Lamentablemente, estamos presenciando condiciones que podrían llevarnos a otro período recesivo.

Ya el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su edición de Perspectivas de la Economía Mundial (octubre de 2015), recortó de 3.8 % a 3.6 % su proyección de crecimiento mundial, ante los riesgos que comenzaban a manifestarse, como era la esperada alza de las tasas de interés por la Reserva Federal, la fuerte y sostenida baja de los precios del petróleo, las amenazas del fenómeno de El Niño y los riesgos que supone la debilidad de la economía china, que por ser la segunda del mundo, con 17 % del PIB mundial, tiene un peso determinante en la economía global.

Esto es porque China concentra grandes inversiones, es un consumidor a gran escala, que absorbe el 30 % de consumo mundial de algodón, arroz, carbón y acero; y entre 15-20 % del consumo de soya, trigo, aluminio, cobre y platino.

China ha sido el motor dinamizador de la economía mundial en las últimas décadas, pero ahora comienza a tener serios problemas. Su sistema financiero es razón de preocupaciones, porque sus créditos se han manejado principalmente con criterios políticos gubernamentales, ante una escasa supervisión financiera. Eso facilitó la desviación de recursos hacia actividades de alto riesgo, especialmente hacia un especulativo mercado de bienes raíces y la compra de acciones, dando lugar a una creciente burbuja financiera, donde los cuatro bancos más grandes concentran alrededor de 70 % del crédito total y acumulan la mitad de los créditos incobrables.

El inicio de 2016 es preocupante. La Bolsa de China suspendió sus actividades tres veces la semana pasada, tras caídas por debajo de 7 %, y limitó la venta de acciones de una empresa a no más de 1 %. Lo positivo: el viernes hubo una esperanzadora recuperación.

Además, el Banco Central ha devaluado el yuan en las últimas cinco sesiones alrededor de 0.8 % respecto al dólar, en un esfuerzo para estimular las exportaciones industriales chinas. Esto ha generado temores, porque la lectura es que la economía china se está desacelerando, afectando adversamente las economías mundiales. Por esto, las bolsas mundiales han registrado fuertes pérdidas al inicio de 2016.

Ante estas perspectivas, Christine Lagarde, directora gerente del FMI, señaló la reducida capacidad de crecimiento de la economía china como causa de un crecimiento económico mundial “decepcionante” este año.

Además, también hay otros factores altamente preocupantes.

La caída del precio del petróleo está causando graves problemas fiscales en los países productores.

Al golpear el derrumbe bursátil chino a los mercados bursátiles mundiales y las economías de sus socios comerciales, las proyecciones cambian dramáticamente. Eso podría echar por tierra las perspectivas de crecimiento de la economía de EUA, porque reduciría la riqueza financiera afectando adversamente el consumo de las familias. La economía de la Unión Europea podría ralentizarse y volver a vivir situaciones difíciles y Latinoamérica sentir un impacto aún mayor por la caída de los precios de las materias primas. Ante estas perspectivas, el Banco Mundial considera que el crecimiento de América Latina será “nulo” después de una contracción de 0.9 % en 2015.

El fenómeno de El Niño puede traer un alza de los precios de los productos agrícolas mundiales, aunque podría ser amortiguado por las abundantes existencias de la mayoría de los productos agropecuarios. Ojo: El Niño puede traer una sequía más aguda en El Salvador.

Mayores tasas de interés en EUA y Europa atraerán los flujos financieros a esos mercados de menor riesgo, dejando en difícil situación a los países emergentes, que hasta ahora los atraían por sus mejores rendimientos.

Esto lo deberíamos evaluar en El Salvador. Si crece menos EUA hay riesgo de reducción de remesas y exportaciones. Los créditos externos serán más costosos. Mayores tasas de interés pondrán presión en el déficit fiscal. La economía puede desacelerarse, limitándose aún más la generación de empleos, causando mayor pobreza. Debemos prepararnos, por si esto sucede.

Tags:

  • claudio m de rosa
  • gran recesion
  • gran depresion
  • economia mundial
  • fmi
  • fenomeno de el nino
  • yuan
  • supervision
  • desaceleracion global

Lee también

Comentarios

Newsletter