Lo más visto

Más de Opinión

Economía salvadoreña camino al barranco

...La parte dolorosa, pero realista, dada la magnitud del caos fiscal, el FMI recomienda reducir el gasto corriente, aumentar el esfuerzo tributario –más impuestos— y realizar una reforma integral del sistema de pensiones.
Enlace copiado
Economía salvadoreña camino al barranco

Economía salvadoreña camino al barranco

Economía salvadoreña camino al barranco

Economía salvadoreña camino al barranco

Enlace copiado
La economía salvadoreña, ante la total ausencia de políticas públicas, mantiene un mediocre crecimiento, la inversión no levanta vuelo ante la reiterada incertidumbre institucional y la falta de certeza en las reglas del juego. Por esto, no se generan suficientes empleos, aumenta la pobreza y casi no avanzamos en el Índice de Desarrollo Humano.

Todos los indicadores de gestión, facilidades para hacer negocios, competitividad, libertad económica, percepción de corrupción y otros muestran sin excepción un alarmante retroceso. La calificación de país retrocede en todas las versiones de las casas calificadoras de riesgo. Ahora el FMI también destaca la debilidad de la economía y la grave situación fiscal.

La misión del FMI, en comunicado de prensa del 19 de marzo, señaló: “Tras la crisis de 2008-2009, la economía salvadoreña ha crecido lentamente como resultado de la baja inversión doméstica”. Luego dice que ella “creció en 1.5 % en 2012, por debajo del ritmo de crecimiento de la región” y, lo peor, que “crecerá a 1.5 % por año en 2013-2014”, muy lejos del 4 % que se propuso el Gobierno y lo que se requiere para generar más empleos. Luego, el déficit fiscal “se mantuvo al nivel de 2011”, en torno al “4 % del PIB”. Otro gran fracaso a causa del excesivo gasto y despilfarro del Gobierno. Según el FMI, “la deuda pública neta alcanzó 55 % (la deuda bruta llegó al 61 %: $14,493 mm con un PIB de $23,844 mm) del PIB a finales de 2012”. Nada nuevo a lo dicho por columnistas y economistas, acusados de ser parte de una campaña contra el Gobierno, a la que ahora –ilógicamente– pareciera sumarse el FMI.

Pero no todo queda ahí, tal como lo hemos señalado en múltiples ocasiones, ante el letargo económico y la caótica situación fiscal, el FMI ya comienza a enunciar las políticas que se necesitarán para no caer en el barranco.

Primero, “alcanzar un mayor crecimiento económico, asegurar la sostenibilidad fiscal y reforzar las defensas macroeconómicas para proteger la economía de futuros choques adversos”. Y ojo, que la situación económica mundial está en vilo.

El informe del BID difundido hace una semana señaló que aunque América Latina logró superar la recesión de 2008, la economía mundial enfrenta altos riesgos, y “si surgen contratiempos en el camino hacia la recuperación de Europa o se extiende la incertidumbre fiscal en Estados Unidos, también se reduciría el espacio para las respuestas monetarias o fiscales (y) el mundo podría llegar al borde de una gran supresión, es decir, una fase prolongada de bajo crecimiento”.

Con ese telón de fondo y lo que hay en el escenario económico salvadoreño, el FMI recomienda organizar un diálogo nacional para lograr acuerdos sobre políticas básicas para “salvaguardar la estabilidad macroeconómica” y “reducir el déficit fiscal al 3 % del PIB en 2013” y al 2 % en 2014”, así también “reducir los riesgos de financiamiento público”.

El objetivo del diálogo es “propiciar un consenso sobre reformas de mediano plazo”, donde las autoridades de Gobierno ya han reconocido la necesidad de “reducir la deuda pública en relación con el PIB a los niveles anteriores a la crisis global para fines de esta década”.

Dada la magnitud del caos fiscal, el FMI recomienda: (i) reducir el gasto corriente en relación con el PIB”; (ii) aumentar el esfuerzo tributario –más impuestos– para garantizar la inversión social que requiere el país; (iii) realizar una “reforma integral del sistema de pensiones para colocarlo sobre una base financiera sólida” –se sugiere elevar la edad para pensionarse y el porcentaje de cotización, incluso un posible impuesto a las pensionas más altas. ¿Cuántas veces he escrito que vamos camino de Grecia? Lo preocupante es que estas medidas solucionan parcialmente un problema, porque no contribuyen a un mayor crecimiento, a generar más empleo y reducir la pobreza, poniendo freno a la reducción del déficit.

Por eso, el FMI demanda “revertir la caída en el crecimiento potencial, el cual se estima en 2 % anual”, por lo que señala la necesidad de “aumentar la inversión y la competitividad” y “adoptar su estrategia de crecimiento”, especialmente “fomentando la inversión privada en sectores clave de infraestructura (aeropuerto, puerto, transporte público, y generación de electricidad)”. Claramente, se acerca inexorablemente la hora de la verdad.

Tags:

  • FMI
  • deuda publica
  • PIB
  • crecimiento economico
  • metas fiscales

Lee también

Comentarios